Eva González Pérez es una abogada española que está detrás de la caída del gobierno que lideraba Mark Rutte en los Países Bajos. Muchas familias, la mayoría de origen extranjero, fueron acusadas injustificadamente de fraude entre 2013 y 2019 en la percepción de ayudas por niños a cargo. La letrada ha demostrado el error, de miles de millones de euros, que ha provocado la dimisión de Rutte y sus ministros.

Los funcionarios pusieron fin a las subvenciones de miles de familias y les obligaron a devolver el dinero percibido. Algunas tuvieron que hacer frente a deudas de decenas de miles de euros y perdieron sus casas o se quedaron en la ruina. Un informe de una comisión de investigación parlamentaria ha demostrado que las familias tenían derecho a las subvenciones. Unos 26.000 padres están detrás de este escándalo.

El escándalo estalló en el Parlamento y en la prensa nacional gracias a la perseverancia de esta letrada. Eva González Pérez, nacida en Cáceres en 1973, lleva años volcada en la ayuda a estas familias.

No ha parado hasta demostrar que esos 26.000 padres tenían razón y no habían defraudado a Hacienda. Necesitaban realmente esas ayudas.

Esta dimisión del gobierno de Rutte tiene lugar cuando faltan dos meses para las elecciones generales y en plena pandemia, que este invierno está haciendo estragos en los Países Bajos. Según la Universidad Johns Hopkins, en Países Bajos se han registrado más de 900.000 positivos, y 12.875 muertos.

Familias en la ruina

La mayoría de las familias afectadas son de origen turco y marroquí, de ahí que el caso se considera de discriminación racial. Los primeros casos se remontan a 2014, cuando las autoridades fiscales empezaron a enviar cartas a los padres comunicando la retirada de las ayudas que recibían para pagar la guardería de sus hijos, informa Euronews.

Los acusaron de fraude fiscal, pidiéndoles justificar el gasto y su situación financiera con recibos, facturas de pago a las niñeras y contratos de trabajo.

Fueron, sobre todo, familias con origen extranjero las que fueron objeto de esta demanda. Su segunda nacionalidad estaba indicada en los documentos oficiales, lo que se considera ilegal por discriminatorio.

La práctica continuó durante años, incluso hasta estos días. La Agencia Tributaria trató de impedir las pesquisas que empezó la abogada española, pero continuaron diversos investigadores y periodistas.

El marido de la abogada española dirigía una agencia de niñeras en Eindhoven que se vio directamente afectada por la retirada de subvenciones a esos padres, sus clientes.

Es un problema moral por muchas cuestiones. Decidieron bloquear todas las subvenciones, dejando tiradas a las familias»

eva gonzález pérez, abogada

«Todas las familias tienen orígenes migratorios. Esto es un problema moral por muchas cuestiones. Si alguien del Estado te manda una carta diciendo que no tienes derecho a algo, te tienen que explicar por qué, y si tu puedes demostrar que sí tienes derecho, no te puede quitar esa ayuda. Pero ellos decidieron bloquear todas las subvenciones, dejando tiradas a las familias, incluso durante la apelación”, explicaba la abogada en una entrevista con la agencia Efe.

Como abogada social, decidió ayudar al primer grupo de padres, que recurrieron a ella desesperados porque para muchos devolver esas ayudas suponía su ruina. Al chocar con el muro de Hacienda, acudió a políticos, periodistas y las agencia de protección de la infancia y el Defensor del Pueblo.

El caso estalló públicamente en septiembre de 2018. Entonces dimitió Menno Snel,ministro de Hacienda. Ese caso de discriminación migratoria, que levantó la abogada española, ahora ha acabado con el incombustible Mark Rutte, que seguirá en funciones hasta los comicios.