Los talibanes campan a sus anchas por las calles de Kabul, la ciudad de Lida Noori. Desde que el domingo tomaran la capital afgana, Lida no está en paz, y no lo estará hasta que pise suelo español. Está contando las horas aunque aún no sabe cuánto falta para que se cumpla su sueño. Lida, su marido, Hamidullah Sakhi Defa, y sus dos hijos de seis, Amir Asibullah, y Mohammad Mustafa, de cuatro años, saldrán de Kabul en la operación de evacuación que ha puesto en marcha el gobierno español.

«Si los talibanes me localizan, me matan por trabajar con los españoles. Estoy en muchas fotos con personal de la embajada y colaboré con el coronel Herruzo, ex agregado de Defensa», nos cuenta vía telefónica Lida, que se encuentra en su casa en Kabul. Los cuatro esperan una llamada que les de pistas sobre cómo van a facilitar su salida de la capital afgana. Lida es quien nos facilita varias imágenes suyas y accede a que publiquemos alguna. Ya sabe que está señalada.

Dos aviones A400 de las Fuerzas Aéreas se encargarán de la operación de salida de familias como la de Lida. Serán menos de 500 en total entre personal diplomático, colaboradores del ejército y de la embajada, y seis españoles que residen allí. El primer aparato ha llegado este martes a Dubai y el segundo está de camino. Es una intervención conjunta de los Ministerios de Exteriores, Interior y Defensa.

La situación es muy mala, sobre todo para mí, porque soy mujer y porque he trabajado con extranjeros. Temo por mi vida»

Los talibanes se hicieron con el control de Kabul el pasado domingo como culmen de una ofensiva fulminante que sorprendió a todas las capitales occidentales. En otros lares, como en China, sí que lo esperaban como muestra el reciente encuentro entre el mulá Baradar, que aterriza este martes en Kabul, y el ministro chino de Exteriores, Wang Yi.

«La situación es muy mala, sobre todo para mí, porque soy mujer, y además he colaborado con los extranjeros. Temo por mi vida», afirma Lida, que lamenta haber perdido práctica a la hora de hablar español, un idioma que le apasiona, tanto que ha hecho lo posible para ayudar a su difusión. Su lengua es el dari. «El pastún es la lengua de los talibanes», sentencia.

Precursora en la enseñanza del español

Así lo confirma el coronel Luis Feliciano Herruzo en una carta de recomendación fechada el 9 de enero de 2021. En la misiva el coronel Herruzo, ex agregado de Defensa en Kabul, asegura que conoce a Lida Noori y a su marido, que fueron alumnos suyos de español en el Departamento de Filología y Lengua Española en la Universidad de Kabul.

«Su trabajo no terminó ahí, sino que ha estado liderando la difusión del idioma español en Afganistán a nivel escolar desde hace ocho años», escribe el coronel Herruzo quien aclara que además Lida lo hacía de manera voluntaria.

Lida Noori fue la primera mujer que se implicó en la enseñanza del español fuera del ámbito universitario, en el Model Institute de Kabul, en concreto. Para ello recibió una ayuda económica de la agregaduría de Defensa. En 2012 se inauguró el curso con la presencia de personal de la embajada de España.

Aparezco en varias fotos de la embajada española. Por ello me siento señalada… Buscamos libertad, pasear sin miedo»

«Aparezco en varias fotos de actos de la embajada española. Por ello me siento señalada. Los talibanes me matarán si me encuentran», afirma Lida Noori, que sueña con educar a sus hijos en un país libre. «Buscamos libertad, pasear por las calles sin miedo».

A su marido Hamidullah le interceptó un talibán este lunes pero pudo zafarse. «Si te encuentran en la calle, te hacen muchas preguntas. Dónde vives, en qué trabajas, con quién vives. Si hablo con ellos, estoy acabada. No quiero vivir así», comenta la joven afgana.

Hamidullah nos cuenta cómo empezó a aprender español para acercarse a Lida. Vio que a ella le entusiasmaba el idioma así que se apuntó a las clases para estar cerca de su amor.

«Nosotros somos cuatro pero mi familia es más grande. Está mi madre, mis hermanos… pero sabemos que ahora no podemos salir todos. Ojalá pronto lo logremos. Tengo mucha esperanza de empezar una nueva vida en España», señala Lida.

Sus hijos son los primeros que desean vivir en Madrid. Son seguidores del Real Madrid. Incluso el mayor, Amir Asibullah, sueña con jugar en los infantiles del equipo blanco. Su padre es del Barça pero cuenta que le entusiasmaría que su hijo pudiera ser una estrella del fútbol en España.

Le comento que los talibanes han decretado una amnistía general y dicen que las mujeres van a tener un papel en la vida pública, que están haciendo llamamientos a la calma y aseguran que no van a moverse por la venganza. Pero ni Lida ni su marido les creen. «Mienten. Son gente malvada».