El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en su primera visita oficial a Estados Unidos, ha confirmado al jefe de la diplomacia de EEUU, Antony Blinken, el compromiso de España como firme aliado de la OTAN en la crisis con Ucrania, y también la voluntad de resolver el conflicto del Sáhara junto a Estados Unidos. También han tratado sobre la cumbre de la OTAN, que tendrá lugar el 29 y 30 de junio, donde se fijará el nuevo concepto estratégico.

«La tensión en Europa y entre los aliados y Rusia es muy grande. Vamos a trabajar juntos por el diálogo con Rusia y por la desescalada y también en la disuasión si fuera necesaria en caso de que el diálogo no diera frutos como nos gustaría», ha declarado Albares en Washington.

El jefe de la diplomacia de Estados Unidos está a punto de salir hacia Europa, donde abordará la crítica situación en Ucrania, lo que también ha hecho con el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov. Este martes está en Moscú la ministra alemana de Exteriores, Annalena Baerbock, que se ha encontrado con Lavrov. Son días de intensa actividad diplomática encaminada a impedir que la escalada con Rusia pueda contenerse.

Sobre el Sahara occidental, han acordado «unir fuerzas para resolver un conflicto que ya dura demasiado y de cuya resolución dependen miles de personas». Este viernes Albares se reunirá con el enviado especial, Steffan de Mistura.

«Este conflicto ha de terminar. No puede durar más décadas», ha señalado Albares. La Administración Trump reconoció la marroquinidad del Sáhara, y de momento su sucesor, Joe Biden, no ha movido ficha.

España sigue sin resolver la crisis con Marruecos y sin embajador en Madrid. Este lunes el Rey ha intervenido en el encuentro tradicional con diplomáticos, al que ha faltado Marruecos, para apelar a empezar una nueva etapa.

Por el diálogo en Venezuela

Los dos ministros de Exteriores han recorrido la situación en Latinoamérica, pero no han abordado la situación en Cuba, pero sí de la victoria de Gabriel Boric en Chile y la triste situación en Nicaragua, así como Venezuela y América Central, «una región que no tiene la ayuda ni la atención necesaria».

Para Albares, «las elecciones en Venezuela demuestran que hay una vía democrática y de diálogo». Ha concluido que EEUU y España están de acuerdo en potenciar el diálogo entre gobierno y oposición. «La solución vendrá desde los propios venezolanos», ha insistido.

Tras la reunión con Blinken, el ministro José Manuel Albares va a celebrar un encuentro con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y cerrará la jornada del lunes con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Mauricio Claver-Carone.