Carl von Clausewitz, estratega militar prusiano de referencia, decía que había que encontrar el centro de gravedad del enemigo. Vladimir Putin sabe que un golpe contra Kiev sería crucial si la crisis con Ucrania deriva en guerra, como se vislumbra según evolucionan los acontecimientos en las últimas horas.

La capital ucraniana está en el objetivo del Kremlin. ¿Cómo puede defenderse, situada a 80 kilómetros de la frontera? El primer ministro británico, Boris Johnson, mantiene que Rusia está concentrando tropas de forma masiva con el fin de lanzar una «guerra relámpago» sobre Kiev.

La OTAN ha puesto sus tropas «en estado de alerta» y ha desplazado aviones y barcos al Este. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que sopesó el envío de tropas a Europa del Este y los Países Bálticos este fin de semana, va a conversar con sus aliados europeos sobre cómo responder a una acción rusa. El escenario de una guerra abierta cobra peso.

El Pentágono ha anunciado que 8.500 soldados de EEUU están en estado de «alerta máxima» para un despliegue en Europa del Este. «Está muy claro que los rusos no van a desescalar ahora. Se trata de proteger a nuestros aliados de la OTAN, ha dicho el portavoz del Pentágono, John F. Kirby, según ha publicado The New York Times.

En las fronteras de Ucrania se han concentrado 60 batallones, según informaciones de los servicios de Inteligencia británicos. «Sería un paso desastroso», a juicio de Boris Johnson, quien ha asegurado que cualquier incursión en Ucrania será «un negocio sangriento, violento y doloroso».

Todas las opciones están sobre la mesa. El desequilibrio de fuerzas a favor de Rusia es abrumador»

nicolás de pedro, the institute for statecraft

«Con los rusos todo es posible y una incursión rápida también lo es», señala Nicolás de Pedro, investigador de The Institute for Statecraft de Londres. «Todas las opciones están sobre la mesa. El desequilibrio de fuerzas a favor de Rusia es abrumador y la débil respuesta occidental es un incentivo para que el Kremlin opte por algún golpe audaz porque no consiguen doblegar a los ucranianos. Tras ocho años de guerra siguen sin dar ninguna muestra de flaqueza».

Hasta ahora la opción a la que daban más crédito los analistas era una escalada de ciberataques y operaciones psicológicas primero que pudieran evolucionar hasta el ataque de infraestructuras críticas. O bien una incursión en el este con la entrada de Fuerzas Armadas rusas en los territorios del Donbás, bajo control de los separatistas prorrusos. Incluso se consideraba probable que se agravara la situación en el Mar Negro y el Mar de Azov, con el bloqueo del estrecho de Kerch y las rutas marítimas de Ucrania. Son escenarios que maneja el Center for Defense Strategies ucraniano, según ha publicado The Kyiv Independent.

«Técnica o militarmente Rusia puede llevar a cabo cualquier operación. Lo hemos visto en Crimea, en los primeros meses del Donbás, y también en Kazajstán. La cuestión es si está preparada políticamente. Cualquier pequeño paso de Rusia tendrá una reacción de Occidente, así que Moscú tiene que pensárselo mucho y valorar qué ganará y qué perderá», afirma Yuri Lapaiev, subdirector de la revista ucraniana Tyzhden, con experiencia en operaciones especiales en Ucrania oriental. Lapaiev descarta una ataque de gran escala. En su opinión, los líderes occidentales, como ahora lo hace Boris Johnson, quieren evitarlo justamente al hacerlo público.

Ayuda de la Inteligencia de EEUU

Pero la concentración de tropas rusas en Bielorrusia, país aliado del Kremlin y en territorio ruso, es histórica. En la frontera con Ucrania, según ha dicho el embajador de EEUU ante la ONU, hay 127.000 efectivos.

«Solo en Bielorrusia hay 12 o 13 brigadas. España tiene solo siete brigadas. Puedo suponer la preparación de una guerra. En conjunto, es una fuerza de invasión como no se ha visto en Europa desde la Segunda Guerra Mundial», explica Yago Rodríguez, director de The Political Room y especialista en asuntos militares. «Lo que ha dicho Boris Johnson sobre una guerra relámpago sobre Kiev tiene sentido». En su camino hacia Kiev pasarían por la antigua central nuclear de Chernobil.

El peligro es que los rusos den a entender que quieren atacar el Este y luego abran un frente hacia Kiev como hicieron en Georgia»

Yago rodríguez, experto en asuntos militares

«El peligro es que los rusos den a entender que quieren atacar el Este y luego abran un frente hacia Kiev por Ucrania occidental. Podrían llegar a la capital, a las afueras. Como hicieron en Georgia en 2008», señala el experto. «Así lograrían una victoria sorprendente y rápida. Un golpe sorpresa. Los rusos han dispuesto todo para atacar por todas partes, para tener todas las opciones. Pueden lanzar una brigada paracaidista o utilizar las fuerzas de asalto anfibio y desembarcar en Odessa. Tienen los medios ahí».

Para Ucrania será vital la colaboración con la Inteligencia estadounidense para saber por dónde entrarían los rusos. Esta ayuda será vital para responder a tiempo y estar preparados. Los británicos están dando pistas de la estrategia del Kremlin también. Este fin de semana anticipaban que entre sus planes también estaba deponer al actual presidente, Volodymir Zelenski, por afines a Moscú. Y este lunes Boris Johnson, a quien la crisis en Ucrania le está viniendo bien para sacar del foco el Partygate por unos días, hablaba de esa guerra relámpago sobre la capital ucraniana.

Kiev ha apostado por dos vías para responder a una cada vez más posible invasión de Rusia. «Ha desarrollado armamento de largo alcance como misiles Vilkha-M que pueden alcanzar el territorio ruso. Si lo hacen, tendrá, sobre todo, un valor simbólico», apunta Yago Rodríguez. «También cuentan con misiles antitanque, como los Javelin, que son los mejores aunque aún tiene pocos, unos 200. A su vez, la industria de defensa ucraniana ha fabricado misiles Stugna. Están destinados a detener un ataque por tierra y así evitar perder territorio».

El Alto Mando de Ucrania está preparando los escenarios. Algunos ya los analizamos hace tres a cinco años como el despliegue de fuerzas adicionales en la frontera con Bielorrusia»

Yuri lapaiev, vicedirector de ‘tyzhden’

El ejército ucraniano está mejor que en 2014, cuando Rusia se anexionó Crimea sin resistencia. Y también sin que la comunidad internacional hiciera nada por evitarlo. O casi nada, salvo condenas y sanciones.

Según Yuri Lapaiev, periodista ucraniano experto en asuntos militares, Kiev sí está preparada para contestar a Rusia. «Creo que los comandantes, el Alto Mando, está preparando los escenarios. Al menos, algunos de ellos ya los analizamos hace tres a cinco años, como el despliegue de tropas adicionales en la frontera entre Ucrania y Bielorrusia así como el refuerzo procedente de EEUU y el Reino Unido».

Un golpe rápido

Los ucranianos han tomado como referencia esa guerra y si se repitiera el escenario, estarían preparados, pero no tienen capacidad para responder si son atacados por todos los frentes. Además, no tienen apenas aviación. «Si los rusos atacan en masa, habrá un montón de columnas blindadas y los ucranianos no están preparados para una guerra móvil y no van a poder contraatacar», comenta Yago Rodríguez.

Sin embargo, como el ejército ucraniano está más formado y dispuesto a responder en el Este, sobre todo, la opción de una invasión total es más factible, ya que ahora hay una línea defensiva que traspasar con trincheras y minas. O invasión o meros lanzamientos de artillería. ¿Ha concentrado Rusia tantas tropas para dedicarse a estos juegos bélicos menores?

En el caso de que Rusia decida invadir con todas sus fuerzas, la incursión puede ser rápida»

Yago rodríguez

«En el caso de que Rusia decida invadir con todas sus fuerzas, la incursión puede ser rápida, de un mes o algo más. Si optan por una estrategia más lenta, puede alargarse mucho, como pasó en 2014», concluye Rodríguez.

La OTAN y EEUU desplegarán tropas en el Este y en el Báltico con probabilidad. Sin embargo, de momento los expertos descartan una intervención directa contra Rusia. Ucrania está recibiendo ayuda militar y económica, este lunes ha anunciado la presidenta de la Comisión Europea un nuevo paquete de asistencia y créditos, pero a la hora de la verdad cuenta con sus propias fuerzas. Será vital que la moral de sus tropas esté alta. Los rusos también han de contar con miles de bajas.