Las fuerzas rusas han atacado este lunes un centro comercial en la localidad ucraniana de Kremenchuk donde, según el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, había más de un millar de personas de las que se han confirmado ya las primeras diez víctimas.

Zelenski ha informado en Telegram de que el centro fue alcanzado por varios misiles y, como consecuencia, se ha desatado un incendio. El presidente ha difundido imágenes del establecimiento en llamas y con un intenso humo como ejemplo de la destrucción.

El mandatario ha lamentado que Rusia haya bombardeado de nuevo un enclave sin interés militar de ningún tipo, donde cientos de personas intentaban llevar «una vida normal» al margen del conflicto. «La cantidad de víctimas es imposible de imaginar», ha añadido.