La Fiscalía Federal de Alemania acusa a 50 hombres y mujeres de haber formado una organización terrorista con el fin de eliminar el orden constitucional actual e instaurar un Estado como el Reich alemán de 1871. A primera hora de este miércoles, unas 3.000 fuerzas especiales de la policía, y la unidad antiterrorista GSG9, han entrado en los domicilios de los acusados y han ordenado 25 órdenes de detención. También ha habido un arresto en Suiza y otro en Italia. En su última fase la Operación se ha llamado Sombra.

El grupo no había llegado muy lejos, pero planeaba asaltar el edificio del Reichstag, provocar condiciones similares a las de una guerra civil atacando el suministro eléctrico y deponer al gobierno federal para luego tomar el poder. Habían seleccionado a quiénes ocuparían puestos ministeriales, según informa la ARD, primera cadena de la televisión pública alemana.

Los investigadores describen la operación contra el grupo como algo sin precedentes: «Esto supera todas las dimensiones en términos de alcance». El grupo se considera especialmente peligroso, dado que hay algunos ex soldados del Bundeswehr, y del que fuera ejército de la RDA, así como personas con formación militar especial.

Según información de ARD y la SWR, la figura central del grupo es Heinrich Reuß, de 71 años, vástago de una casa aristocrática con tradición en Turingia. Reuß lleva varios años defendiendo públicamente las negacionistas tesis del Movimiento de los Reichsbürger (rechazan la legitimidad del Estado moderno alemán). Están relacionados con la ideología de QAnon. En 2019, por ejemplo, declaró en el Worldwebforum que la República Federal de Alemania no es un Estado soberano, sino que sigue controlada por los aliados. En otro vídeo en la red, se refiere al Estado y también al poder judicial como «empresas».

El grupo pretendía que Reuß fuera regente, según los investigadores. Reuß trabaja como asesor financiero autónomo en Fráncfort y posee un pabellón de caza en Turingia. Miembros del grupo se habrían reunido allí varias veces a lo largo de este año.

Habría formado parte de esta conspiración la ex diputada de Alternativa para Alemania Birgit Malsack-Winkemann, quien tras dejar el escaño ejerce como juez en Berlín. Era la ministra de Justicia en la sombra de estos golpistas. El Senado berlinés había intentado destituirla. Otros implicados son Tim Paul G, doctor en Derecho, y Matthes H., de Baden-Württemberg, conocido desde hace años como ideólogo de la Reichsbürger.

Muchos de los detenidos son conocidos como negacionistas del coronavirus y forman parte de grupos conspiranoicos. Varios organismos de seguridad, con cientos de agentes, participaron en las investigaciones que condujeron a la redada: la Oficina Federal para la Protección de la Constitución llamó Kangal a la operación, realizada en varios Länder. Debido a la vinculación del Bundeswehr, también está implicada la Oficina Federal del Servicio de Contrainteligencia. Y se sumó la Oficina Federal de la Policía Criminal.