A, de «Al borde del abismo»

Pocas veces en la historia del mercado de valores se contemplan consensos tan unánimes respecto al advenimiento de una catástrofe financiera tanto por parte de las acciones como de los bonos. Todo nos preparaba para un inevitable y traumático choque de acuerdo a los gráficos, analistas, expertos astrólogos, adivinos y otros. Nunca tantos han estado tan convencidos en el advenimiento de la muerte súbita del mercado. Y, sin embargo, el Dow Jones alcanzó la cota más alta de su longeva historia, Europa cerró en máximos del año, por no hablar de Japón, que subió más de un 14% en el ejercicio. Una vez más, tal vez podamos aprender algo. Algo así como el hecho de que los crash bursátiles que se anuncian no existen ni existirán jamás.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate