Me decía el otro día un colega de profesión: «¡Qué difícil ha sido el año 2016!». Lo cierto es que ha resultado complicado, pero no es menos cierto que en los últimos 30 años jamás he oído decir a nadie: «¡Qué año más fácil!».

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate