Por todos es de sobra conocido, a pesar de los malabarismos estadísticos que utilizan los gobiernos en ejercicio con independencia de su color político, que la precariedad laboral y la reducción en extensión temporal y salario de los jóvenes españoles ha alcanzado cotas de miseria muy difíciles de superar. Ante un panorama vital paupérrimo para aquellos que salen de escuelas y facultades pertrechados con un número de títulos, másteres y diplomas que para sí hubiese querido Isaac Newton y con todos sus sueños aún por cumplir, caben escasas opciones satisfactorias que les posibiliten una vida mínimamente digna.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate