Muchas cosas se dicen últimamente en el mundo y en la prensa española sobre el incidente entre Rusia y Ucrania ocurrido el pasado 25 de noviembre en el estrecho de Kerch. La gente se siente realmente conmovida e inquieta por el creciente potencial de conflicto en Europa. Para resolver el problema hábilmente y no perderse en esta avalancha de información y opiniones a veces contradictorias y demasiado emocionales hace falta entender lo que realmente estaba sucediendo.

El 25 de noviembre, dos buques de la Marina de Guerra y un remolcador de la Armada de Ucrania cruzaron ilegalmente la frontera del estado ruso, dirigiéndose hacia el estrecho de Kerch. No respondieron a los llamamientos y varios avisos de los barcos y lanchas de guardafronteras del Servicio Federal de Seguridad y la Flota de Mar Negro de Rusia, realizaron maniobras peligrosas, creando una amenaza para la navegación normal en esta zona. La actitud de los buques ucranianos obligó a los guardafronteras rusos a recurrir a la fuerza.

Especialmente destacamos que, gracias a su alta profesionalidad y moderación, fue posible evitar la pérdida de vidas. Tres ucranianos levemente heridos durante el incidente recibieron toda la asistencia médica necesaria y por ahora están fuera de cualquier peligro. Ellos mismos ahora declaran que cumplían la orden formulada desde Kiev.

Los buques ucranianos cruzaron la frontera en el punto de las aguas territoriales de la Federación Rusa consideradas como tales por los ucranianos”

Los barcos infractores fueron detenidos y están en el puerto ruso de Kerch. Se abrió una causa penal. Un énfasis especial: los buques ucranianos cruzaron la frontera en el punto de las aguas territoriales de la Federación de Rusia consideradas como tales por los ucranianos, inclusive antes de la incorporación de Crimea en 2014.

Las acciones provocativas de la parte ucraniana violaron de la Carta de las Naciones Unidas, las normas del Derecho Internacional, incluido los Artículos 19 y 21 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, que establecen el derecho de los estados ribereños para garantizar la seguridad en el espacio marítimo, así como las reglas del paso pacífico (o “paso inocente”, según la Convención) en las aguas territoriales de la Federación de Rusia en el Mar Negro.

Surge una pregunta, ¿por qué Ucrania, que durante todo este tiempo disfrutaba de la plenitud de sus derechos en el marco del régimen de la navegación, de noche a la mañana decidió recurrir a esta táctica abierta y agresiva, poniendo en peligro las vidas de sus propios marineros?

El agravamiento de la situación en la región forma parte de la estrategia del régimen actual de Kiev en su lucha por el poder”

Llegamos a la conclusión que el agravamiento de la situación en la región forma parte de la estrategia del régimen actual de Kiev en su lucha por el poder, dirigida a distraer la atención de la población ucraniana de los numerosos problemas internos. Además es necesario justificar de alguna manera la continuación de los crímenes de guerra cometidos por Kiev en las regiones de Donetsk y Lugansk, falta de implementación de los Acuerdos de Minsk, las limitaciones de derechos y libertades constitucionales de los ciudadanos, incluyendo de libertad de expresión y reuniones.

Se acercan las elecciones presidenciales en Ucrania, que se celebrarán en marzo de 2019. Los sondeos de la opinión pública demuestran, que el nivel de apoyo del presidente P.Poroshenko es muy bajo. En estas circunstancias las autoridades ucranianas no encontraron mejor remedio que recurrir a estas acciones en el estrecho de Kerch para después culpar a Rusia de todo (como suelen hacer últimamente). Así se puede demonizar abiertamente al país vecino, presentando al actual presidente como “defensor de la patria” y“hinchar” de tal manera su rating electoral.

Ahora se declara la ley marcial porque si se desea se puede prolongar la situación e incluso suspender las elecciones presidenciales hasta un momento más oportuno”

Por esta misma razón, Kiev declaró la ley marcial, agudizando la tensión por todo el territorio nacional y más que nada en las regiones de Donetsk y Lugansk. Nunca antes, ni en los momentos más tensos en 2014, se declaraba la ley marcial, pero ahora sí, porque si se desea se puede prolongar esta situación e incluso suspender las elecciones presidenciales hasta el momento más oportuno.

Las autoridades ucranianas ya empezaron a desplegar tropas y equipos militares en los alrededores de Donetsk y Lugansk. Las decisiones de Kiev dejan las manos libres a los nacionalistas, las fuerzas de la extrema derecha (hemos visto recientemente las fotos de sus manifestaciones en todos los periódicos de España). Ya había casos de ataques y atropellos contra las misiones diplomáticas de Rusia en Ucrania.

Hay fuerzas que tratan desde hace mucho de enemistar los pueblos hermanos de Rusia y Ucrania. Durante los últimos cinco años fueron sembrados enemistad y odio a Rusia en Ucrania. Sin embargo no lograron cultivar hostilidad entre los pueblos amigos que desde hace siglos vivían juntos y por lo menos a partir del siglo XII

Kiev, la capital del estado ruso antiguo, lleva el título honorífico de “la madre de las ciudades rusas”. Seguimos queriendo a nuestros hermanos ucranianos y creemos que los acontecimientos recientes son solo una tormenta y las tormentas siempre pasan.


Yuri P. Korchagin es Embajador de Rusia en España.