El Parlamento ucraniano ha ratificado en la tarde de este lunes el decreto del presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, con el que se impone la ley marcial durante un mes en las regiones fronterizas con Rusia, en respuesta al apresamiento este domingo de tres buques ucranianos por parte de Rusia cuando se encontraban en el mar de Azov, según informa el diario ‘Kiev Post’. Además, los diputados han ratificado la fecha del 31 de marzo para la celebración de las elecciones presidenciales a las que previsiblemente concurrirá el actual mandatario.

Poroshenko ha propuesto esta medida ante el Parlamento en el marco de las iniciativas acordadas en la reunión que ha presidido en el Consejo de Defensa y Seguridad Nacional para «restaurar la soberanía e integridad de Ucrania». Poroshenko ha comparecido esta tarde ante el Parlamento para defender 30 días de ley marcial en lugar de 60 como había solicitado inicialmente el Consejo Nacional de Seguridad y Defensa y recoge un decreto presidencial publicado este mismo lunes.

La reducción del periodo permitiría evitar que coincidiera con el inicio de la campaña electoral para las elecciones presidenciales. «Es para evitar que la ley marcial coincida con el inicio de la campaña presidencial», ha explicado Poroshenko en un discurso a la nación. La legislación ucraniana prevé la imposición de la ley marcial mediante decreto presidencial que debe ser validado en el Parlamento para entrar en vigor. La ley marcial supone a grandes rasgos la supresión de los principales derechos y libertades tales como la libertad de información, reunión y asociación y permite obligar a los ciudadanos a trabajar en labores de defensa.

Además, permite al Estado incautarse de bienes privados y privar de libertad a los ciudadanos del país que amenace la seguridad de Ucrania, en este caso, los rusos. También supone la imposición de un toque de queda, la prohibición de vender alcohol y la obligación de alojar a desplazados o militares en los hogares.

El incidente en el Estrecho de Kerch

Por su parte, el jefe de Estado Mayor de la Defensa de Ucrania, el general Viktor Muzhenko, ha asegurado que la Guardia Costera de Rusia disparó «a matar» contra los tres buques ucranianos que apresó el domingo por considerar que se habían adentrado en sus aguas territoriales en el mar de Azov, una acción por la que el Ministerio de Exteriores de Kiev ha advertido de que se reserva su derecho a defenderse.

«El 23 de noviembre, comenzó el redespliegue planeado de los buques, barcos y embarcaciones de la Marina ucraniana desde su base permanente en Odesa hacia su base en Mariupol», ha explicado el general Muzhenko, en su intervención en la reunión del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional de Ucrania, celebrada este lunes en Kiev. «Durante el desarrollo del redespliegue, el 24 de noviembre recibimos un mensaje sobre el cierre de la zona de paso en el estrecho de Kerch. No ha habido confirmación de ese cierre desde el centro de control internacional, que está situado en España», ha afirmado el jefe de Estado Mayor ucraniano.

Según su relato, a las 4.00 horas del domingo, Ucrania trasladó dos solicitudes al centro de control en «la ocupada» Kerch –una localidad que forma parte de la península de Crimea, anexionada por Rusia en 2014 y cuya soberanía sigue reivindicando Ucrania– para el paso de los buques ucranianos y no se recibió ninguna respuesta. «No se recibió información ni respuesta y (los buques) continuaron avanzando. Posteriormente, se recibió un mensaje para que se fueran a la zona de espera, donde la orden de paso bajo el arco del puente del estrecho de Kerch se decidiría», ha relatado.

A las 11.00 horas del domingo, llegó un nuevo mensaje del centro de control internacional con «información relevante» sobre el cierre del paso del estrecho pero las autoridades ucranianas consideraron que era «falsa» dado que entre las 13.40 y las 13.50 cruzaron esa ruta un buque ruso y dos patrulleras, «aunque se había informado de que era imposible pasar por allí porque un carguero había encallado».

Tras no haber recibido información antes de las 17.00 horas, los buques ucranianos decidieron volver a su base permanente, en Odesa, y en esa travesía, desde la zona de espera al punto de despliegue permanente, se aproximaron varios buques y barcos rusos que «les dispararon» y «tiraron a matar», según ha explicado el general Muzhenko.

Derecho a responder

Mientras, el ministro de Asuntos Exteriores de Ucrania, Pavlo Klimkin, ha avisado de que su país se reserva su derecho a responder a la acción de Rusia contra sus buques en el estrecho de Kerch y no ha descartado que las autoridades rusas cometan nuevas agresiones por mar o por tierra. La Marina de Rusia mantiene tres buques ucranianos atracados en el puerto de Kerch, en Crimea, tras haberlos apresado el domingo con el argumento de que se habían adentrado en sus aguas territoriales en el mar de Azov.