Es una afirmación muy manida por nuestros conciudadanos. Este país es un desastre, todo funciona mal, todo va horrible, es una vergüenza. También es cierto, que rápidamente somos capaces de pasar al extremo opuesto: como en España en ningún lado, defendemos a muerte nuestro modo de vida, presumimos del España es diferente, somos el mejor país del mundo.

Bienvenidos a la nueva temporada 2019/20; en lo político, todo sigue igual; en lo económico, cada vez es más patente el proceso de japonización de la economía europea y las amenazas sobre el crecimiento global cada vez son mayores; de lo deportivo, prefiero ni hablar -pese a la reciente alegría de nuestro baloncesto.

Más allá de ese cainismo tan patrio, de ese carácter bipolar y extremista, tendente a opinar con vehemencia desde la ignorancia más absoluta, es esencial tener en cuenta la opinión de personas cualificadas.

Es el caso de Martin Varsavski, emprendedor argentino que actualmente reside en España pero que vivió 20 años en Estados Unidos. Hace unas semanas lanzó un sensacional hilo en Twitter que me ha hecho recapacitar sobre nuestra «porquería» de país.

¿Por qué es tan común ver a gente sin hogar en San Francisco y tan raro en Madrid cuando el PIB per cápita es la mitad? ¿Por qué la tasa de homicidios es un 500% superior en California que en Madrid? ¿Por qué la sanidad es gratis y universal en España y tan cara en Estados Unidos? ¿Por qué las universidades son gratis, mejor dicho, baratas, en España, y, nadie soporta deudas por sus estudios mientras que en Estados Unidos la deuda de estudios es superior al PIB español?

¿Por qué en Estados Unidos hay más gente en libertad condicional o en la cárcel que habitantes tiene Madrid? ¿Por qué la litigiosidad es tan habitual allí y tan poco común aquí? ¿Por qué la desigualdad es el doble en Estados Unidos que en España? ¿Por qué España que es fronteriza con África, y, que sufre un problema de inmigración mayor que Estados Unidos lo maneja con más delicadeza, no separa padres e hijos ni utiliza la violencia? ¿Por qué la esperanza de vida es en España 4 años superior si el gasto en Sanidad es un 70% menor?

España no es un país perfecto, los precios de la vivienda son elevados, es complicado conseguir un buen trabajo, la identidad nacional está en entredicho, no sólo en Cataluña, la corrupción política es inaceptable, y, las universidades no producen premios Nobel.

Basta ya de dar pábulo a la hispanofobia, erradiquemos esa leyenda negra que nos persigue

Sin embargo, cáncer no significa bancarrota, todos disfrutamos de largos períodos de vacaciones, bajas de maternidad y paternidad, cuando el paro estaba al 20% se redujo la criminalidad. Es la economía que más crece en Europa, es una democracia amada por los millones de extranjeros que cada año nos visitan o se quedan a vivir.

Su conclusión, es que Estados Unidos es el mejor país para resolver intrincados asuntos de ciencia y tecnología, pero lucha por resolver retos de la vida diaria que otras naciones desarrolladas ya han superado.

Basta ya de dar pábulo a la hispanofobia. Erradiquemos esa leyenda negra que nos persigue, esa especie de taimada contraprogramación a nuestras conquistas orquestada por los anglosajones, luteranos y demás enemigos del imperio.

Hemos contribuido al arte universal con Cervantes, Calderón, Rojas, Velázquez, Goya y muchos más. El origen de la doctrina de los Derechos Humanos se debe al padre Bartolomé de las Casas, el derecho internacional a Francisco de Vitoria. Fray Luis de León encabezó el equipo que hizo los cálculos del calendario gregoriano.

Tampoco nos jactamos de que el calendario que utiliza todo el mundo sea de origen español. Sumamos ocho premios Nobel; inventamos el helicóptero, aquí llamado autogiro, por Juan de la Cierva; también el submarino.

Le ponemos un palo a cualquier cosa e inventamos la fregona y el chupachups. Somos el país más longevo del mundo, número uno en trasplante de órganos, segundo destino turístico del mundo, segunda red de alta velocidad del mundo. Teniendo este país tan maravilloso, ¿por qué nos quejamos tanto? Hay que coger moral para lo que viene. Suerte.

Kike González es executive director de Stellar Group en España