Convengamos en que el entrenador del Málaga C.F., Víctor Sánchez del Amo, cometió un tremendo error al masturbarse delante de su ordenador, pasara lo que pasara, pues nunca es buena idea mostrar ante una cámara destapada cualquier cosa que tenga que permanecer en secreto. Desde un robo hasta el ofrecimiento de un soborno o un pedazo de la anatomía humana.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate