La sesión solemne de apertura de las Cortes Generales ha servido para retratar a un país, el nuestro, que con todas sus graves contradicciones, con todos sus enfrentamientos y con todas las amenazas que penden ahora mismo sobre su cabeza, se demuestra como una nación sólida y fiable en la que las instituciones cuentan sobradamente con la fortaleza necesaria para hacer frente a todas esas dificultades

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate