Desde el salón de Pasos Perdidos del Senado, seis meses parecen lo menos que se le puede pedir a un imperio o a un estado de alarma. Rodeados de cuadros de juramentos godos y católicas victorias, Pedro Sánchez montó una conferencia de presidentes autonómicos telemática y rococó, donde los pantallones parecían relieves de sarcófagos de reyes. Hasta estaba Ursula von der Leyen como una emisaria del Sacro Imperio con gola de luto.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate