Jordi Pujol no se quiere morir así, dejando en la memoria colectiva una estela de corrupción sistematizada en la administración pública de Cataluña y el enriquecimiento privado a lo largo de sus muchos años de poder. Y tampoco se quiere morir contemplando cómo su amada tierra se consume internamente en todos los órdenes: político, económico, institucional y social mientras camina sin pausa hacia el fracaso y el hundimiento del que fue su proyecto más querido.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate