No cabe duda de que la actualidad va poniendo a prueba semana tras semana, día tras día, nuestra capacidad de sorpresa. Por sorpresa entiendo todo aquello que nos sobresalta cuando descubrimos que un hecho, una situación o una persona concreta no responde a la imagen que de ellos nos habíamos construido durante años… a veces durante casi toda una vida. Por ello, la detención esta semana del conocidísimo productor televisivo José Luis Moreno por su presunta responsabilidad en la comisión de gravísimos delitos económicos, ha dado una vuelta de tuerca más a nuestra capacidad de encaje para con todo aquello que, de repente, se demuestra que no era lo que parecía.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate