En la radio, una tarde cualquiera con militares expertos en armamento: “El que llamamos Satán-2 es el RS-28 Sarmat, un misil nuclear fabricado en Rusia de largo alcance que teóricamente puede esquivar el escudo antimisiles norteamericano. Tienen un recorrido de unos 15.000 kilómetros, a una velocidad media de 28.000 kilómetros por hora. Son parabólicos y actúan de forma que cuando ya están en la estratosfera es cuando se abre la cabeza del misil y caen 10 o 15 ojivas distintas con la carga nuclear, con destino a otros tantos objetivos, a 10 o 15 ciudades. Cada una de ellas tiene una potencia cien veces superior a la bomba de Hiroshima”. 

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate