Son millones en España pero intentan no llamar la atención. Entre ellos los hay que sacan tímidamente la cabeza en algún medio de comunicación, e inmediatamente son repudiados y dejan de formar parte del «sistema». Pertenecen a diversas profesiones, los hay médicos, periodistas, científicos, pero también personas con menos estudios y mayor curiosidad, que desde la pandemia ponen en duda toda noticia oficial que les llega. No creen en las fuentes tradicionales de información y el tiempo les ha hecho dudar de todo, incluso de lo que afirman como cierto otros cancelados como ellos.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate