La sombra de la deuda viene condicionando desde hace años el devenir de Telefónica. Con el estallido de la crisis, la operadora española se encontró acosada por una ingente cantidad de deuda que parecía agigantarse al tiempo que su volumen de negocio decrecía.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate