Miren Larrion, la candidata de EH Bildu en las elecciones vascas tras la inhabilitación de Arnaldo Otegi, ha evitado este miércoles reconocer a ETA como una banda terrorista. “Es una pregunta concreta que no tiene una respuesta de sí o no”, se ha limitado a contestar la candidata abertzale durante una entrevista concedida a la Cadena SER, en la que sin embargo ha reclamado una “comisión de la verdad”, alegando que no conoce “ningún país” cuya respuesta haya sido “un monosílabo” en ese sentido.

La política independentista, recordando los años de violencia etarra, únicamente ha concedido la existencia de momentos de “mucho dolor” en los que su formación “no ha sido sensible”, aunque ha insistido en comparar a todas las víctimas y recordar que “todos los dolores” han sido, en su opinión, “injustificables”. “Se podrá diferenciar qué ha hecho ETA, el GAL o el Estado, pero el dolor de las víctimas no”, ha abundado Larrion, que ha subrayado la necesidad de emprender un proceso de “autocrítica” en el que, afirma, “todavía queda mucho por hacer”.

Pacto a la navarra

La cabeza de lista de EH Bildu, además, ha vuelto a recordar la intención de su partido tras las elecciones del domingo, que pasa por alcanzar un acuerdo con el PNV y Podemos que replique el que ya funciona en Navarra y Vitoria. “Es nuestra propuesta”, ha admitido Larrion, que no escatimó en guiños hacia la formación que encabeza en el País Vasco Pilar Zabala.

“Reflejaron la ilusión de quienes querían un cambio”, ha analizado la abertzale, que ha señalado que pese a que ese cambio no ha sido posible todavía en España, en el parlamento vasco “sí hay fuerzas” para acometerlo. El acuerdo entre los tres partidos favorables al derecho a decidir que sostiene Bildu conseguiría, según las últimas encuestas, casi el 75% de los asientos en juego.

En todo caso, Larrion ha delegado cualquier decisión referente a pactos en las bases, a las que se consultará llegado el momento. En este sentido, ha admitido que el partido no gestionó adecuadamente el sentir de su electorado tras los malos resultados en los últimos comicios y ha reconocido que “lo que hemos hecho mal, a veces, es no escuchar a la gente”.