El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), Jesús María Barrientos, ha remitido una carta al Ministerio del Interior en la que renuncia a la medalla al mérito policial para preservar su imparcialidad e independencia y por ser «poco oportuna», cuando debe juzgar todavía la consulta del 9-N.

La sala que preside Barrientos avaló el pasado 15 de septiembre en un auto la decisión de dejar a un paso del juicio al ex presidente catalán Artur Mas y a las ex consejeras Irene Rigau y Joana Ortega, por los delitos de prevaricación y desobediencia en la consulta celebrada el 9 de noviembre de 2014.

En este contexto y tras conocer que el Ministerio del Interior pretendía condecorarlo con motivo de la festividad de los Ángeles Custodios, patrones de la Policía Nacional, el presidente del TSJC ha remitido una carta al ministerio de Jorge Fernández Díaz con la que, según fuentes del TSJC, Barrientos declina la distinción.

Barrientos ha trasladado su reconocimiento a la labor diaria de los agentes de la Policía Nacional y su contribución en el trabajo judicial, han dicho las fuentes consultadas, pero entiende que en «las actuales circunstancias de máxima exigencia por parte de la sociedad de apariencia de imparcialidad e independencia, resultaría poco oportuna».

El presidente del TSJC será uno de los tres magistrados que deberá juzgar al expresidente catalán Artur Mas, ya que preside todos los juicios que celebra esta institución judicial. Actualmente, el proceso judicial contra las personas implicadas en la consulta soberanista del 9-N se encuentra a la espera de que la Fiscalía y el resto de acusaciones presenten sus escritos de calificación.