La ejecutiva del PSC “lamenta unánimemente” tanto el resultado como las formas exhibidas en la reunión del Comité Ferderal del PSOE que desembocaron en la dimisión de Pedro Sánchez y su equipo. Pero no se plantean romper la disciplina de voto del Grupo Socialista en el Congreso, tal y como advertía Nuria Parlón esta mañana. El presidente del PSC, Angel Ros, lo ha descartado tras insistir una y otra vez en que los socialistas catalanes no contemplan esa eventualidad porque para cambiar el “no” primero habría que consultar a la militancia, y ésta no aceptará investir a Mariano Rajoy.

Ros ha ido más allá en su comparecencia ante la prensa tras la reunión extraordinaria de la ejecutiva del PSC. Ha señalado que “en periodo precongresual hay opiniones de todos los líderes” pero “ninguna de ellas es la posición oficial del partido”, pactada en la declaración de cuatro puntos hecha pública hoy.

Angel Ros ratifica el «no» del PSC a la investidura de Mariano Rajoy

Una declaración, que además de lamentar la decisión del comité federal, que ha dejado sin líder al PSOE, ratifica el “no” del PSC a la investidura de Rajoy y advierte que la única vía para cambiar esa posición es volver a consultar a la militancia. Además la ejecutiva del PSC ha nombrado una comisión de cuatro dirigentes: el propio Ros, Assumpta Escarp, Antoni Balmón y Nuria Marín como interlocutora del PSC ante la nueva gestora del PSOE. Un modo de acallar a las voces críticas con la ausencia de los socialistas catalanes en ese ámbito y dejar claro que el socialismo catalán no piensa inhibirse del debate sobre la investidura de Mariano Rajoy.

Horas antes, Parlon había asegurado que si el PSOE opta por facilitar su la investidura, los diputados socialistas catalanes romperán la disciplina de voto.  Su rival por el liderazgo del socialismo catalán, Miquel Iceta, no ha ido tan lejos, pero cuando este fin de semana hablaba de las “consecuencias no deseadas” de la crisis también estaba advirtiendo contra cualquier tentación de investir a Rajoy desde la bancada socialista. No habla de romper la disciplina de voto, pero sí de forzar al PSOE a mantenerse en el “no” a Rajoy.

No es la primera vez que Parlon coquetea con la idea de romper la disciplina de voto del Grupo Socialista en el Congreso, una opción que ya avanzó la noche del sábado en redes sociales. Y pese al rechazo provocado entonces por su iniciativa, la candidata al liderazgo del PSC ha ratificado hoy su apuesta.

Las declaraciones de Parlon llevan al extremo la incomodidad de los socialistas catalanes con el resultado de la crisis en el PSOE y el modo en que los barones capitaneados por Susana Díaz han acabado con la dirección de Pedro Sánchez. Pero, sobre todo, demuestra hasta qué punto la investidura se ha colado en las primarias del PSC y cómo estas pueden interferir en el PSOE.

Al igual que la alcaldesa de Santa Coloma, desde el País Vasco, Baleares, Castilla y León, Navarra, Cataluña y Canarias se ha dejado de nuevo claro este lunes que no ha cambiado ni debe cambiar el rechazo al candidato del PP. La presidenta balear, Francina Armengol, ha pedido a quien plantee la abstención que hable «abiertamente», porque nadie de momento lo ha hecho y porque el PSOE no puede respaldar, como ha añadido el alcalde de Palma, José Hila, al gobierno «más radical de la democracia».

Abstencionistas

Por otro lado, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha exigido a los críticos con Sánchez que sean valientes y defiendan cambiar el ‘no’ por la abstención, «rendirse al PP», porque si no carece de sentido todo «el viaje» realizado para «cargarse» a Pedro Sánchez. «Que se pongan a negociar, si hay capacidad o liderazgo. Así por lo menos dirá la gente que tienen un plan», ha remachado. Ha ido más lejos otro alcalde, Gabriel Echávarri, regidor de Alicante, que ha propuesto la expulsión de los que abandonen el ‘no’ a Rajoy. Él cree que no hay ningún socialista que apueste por el candidato del PP, pero que si lo hay, debe ser expulsado del partido.

Pero su jefe de filas en el PSOE de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, así como su homólogo en Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, mantienen en el ‘no’ a Rajoy, pero creen que el debate «se debe producir».

«Con el ‘no es no’ algunos hicieron las elecciones en Galicia y el resultado fue la mayoría absoluta de Feijóo», ha apuntillado el alcalde de Vigo, Abel Caballero, muy enfrentado con la dirección de Pedro Sánchez. Pero no ha querido dar en público su opinión sobre la abstención porque lo tiene que decidir el Comité Federal, ha argumentado. En lo que sí hay unanimidad, a su juicio, es en que «nadie quiere terceras elecciones».

Desde otra federación abiertamente en contra de Pedro Sánchez, la de Extremadura, su portavoz ha asegurado que el sábado no se decidió dejar gobernar a Rajoy. Miguel Ángel Morales ha dicho que su federación no tiene una posición definida, pero que «no se descarta nada».