Alrededor de 200 jóvenes, la mayoría con la cara oculta por caretas o pasamontañas, han taponado desde dentro la puerta de la facultad de derecho de la Universidad Autónoma de Madrid para impedir la entrada al ex presidente del Gobierno Felipe González, que tenía previsto participar a las 12.00 horas en una charla coloquio, aunque finalmente ha sido suspendida.

Así lo ha anunciado el catedrático de Derecho Constitucional de la Autónoma Antonio Rovira, quien ha añadido que la universidad tenía conocimiento de la protesta pero pensaban que sería pacífica. «Lo que ocurre es que el nivel de violencia ha ido un poco más allá», ha explicado al centenar de asistentes a la conferencia que han permanecido encerrados en el aula magna mientras los manifestantes aporreaban las puertas e intentaban derribarlas.

El portavoz de la gestora socialista Mario Jiménez ha señalado directamente a Pablo Iglesias como responsable de los mensajes de los estudiantes al ex presidente del Gobierno: «Hay veces que un político señala o establece consignas, en este caso contra alguien que fue democráticamente votado, le guste o no a Pablo Iglesias, y ha habido una respuesta de violentos que reproducen las consignas que dio Iglesias totalmente impropias en el debate de investidura», ha explicado refiriéndose a las palabras que dedicó el líder de Podemos a Felipe González sobre los GAL.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha tachado esta manifestación de «intolerable» y ha señalado también al líder de la formación morada, a quien ha recordado cuando era profesor de universidad «alentando un escrache universitario contra la líder de UPyD y algunos líderes de PSOE y PP que a la universidad no podían ni entrar». El secretario general de Ciudadanos, Albert Rivera, ha mostrado a través de Twitter su apoyo al ex presidente del Gobierno «y a cualquier boicoteado». «Los demócratas podemos discrepar de quien piensa distinto, pero nunca cercenar la libertad», ha escrito en la red social.

Por su parte, el portavoz de la antigua Convergència (CDC) en el Congreso, Francesc Homs, asegura entender que se proteste contra Felipe González, a quien considera una «provocación con patas», pero dice no compartir las formas empleadas en el ‘escrache’.

Referencias a los GAL

«Fuera fascistas de la universidad» y «Felipe González, estás manchado de sangre», son algunos de las consignas de los concentrados, entre los que hay también caretas con el nombre de José Antonio Lasa y Christian Olaskoaga -miembros de ETA asesinados por los GAL-, pero también con el del ex secretario general del PSOE Pedro Sánchez.

https://twitter.com/Empedoclex/status/788688552003530752

Además de carteles con los que acusan al expresidente socialista de ser un «terrorista», la concentración estaba presidida por una gran pancarta en la que aseguran que González no es «bienvenido» en la universidad y mencionan los GAL, los ‘Papeles de Panamá’, el terrorismo y «golpes de Estado».

https://twitter.com/patripc14/status/788678400533757952

Mientras continuaban profiriendo estos gritos, han intentado acceder al aula donde está previsto que tenga lugar la intervención del ex presidente en una jornadas de debate dentro del diálogo ‘Sociedad Civil, España y Europa. El futuro no es lo que era». Y una vez se ha cerrado la sala, han golpeado las puertas para intentar entrar.

Felipe González ya sufrió un altercado similar hace 23 años en la Universidad Autónoma. En 1993, universitarios le abuchearon y le acusaban de «chorizo» y «ladrón» durante un ciclo de charlas sobre la Transición en el aula magna. Tras el incidente, el ex presidente manifestó su disposición a dimitir por el «caso Filesa».

Las reacciones de los partidos

Los principales partidos políticos han condenado unánimemente el altercado a través de las redes sociales. A la cabeza, Pedro Sánchez, que ha asegurado que «tan importante como tener voz es dejar hablar y escuchar al que quiere utilizar la palabra