La Dirección General de la Policía está dispuesta a ofrecer horas extraordinarias de forma voluntaria a agentes y funcionarios de los cuerpos generales para tratar de desatascar el servicio de expedición del Documento Nacional de Identidad (DNI) y del pasaporte, con esperas de hasta tres meses en algunas comisarías del país para realizar este trámite.

Ésta es una de las propuestas que se ha puesto encima de la mesa en la reunión informativa mantenida este martes con representantes de los sindicatos policiales y de los cuerpos generales -presidida por el subdirector general de Logística de la Policía Nacional- ante la situación de colapso que viene sufriendo este servicio por la falta de personal y el incremento de las renovaciones por encima de las previsiones.

En concreto, la dirección del Cuerpo plantea que agentes de Policía y funcionarios de los cuerpos generales puedan realizar entre tres y cinco horas extra de manera voluntaria, con una remuneración de 12 euros por hora. El dinero procedería de una partida presupuestaria ajena a la de la Dirección General de la Policía, según se ha detallado en el encuentro.

La Policía abrirá una bolsa para que se apunten los agentes y funcionarios que deseen hacer horas

Para articular esta solución provisional, la idea que se plantea es abrir una bolsa para que los funcionarios que deseen alargar su jornada de trabajo puedan inscribirse, antes de someterse a un proceso de formación específico. Los sindicatos policiales han propuesto a la Administración que este servicio también puedan prestarlo los policías en situación de segunda actividad sin destino.

Con todo, el Sindicato Unificado de la Policía (SUP) ha considerado que esta medida es tan sólo un «parche» y que el problema actual sólo se solucionará definitivamente si se refuerzan las plantillas de agentes y de funcionarios de los cuerpos generales, muy mermadas por la congelación de plazas acordada por el Gobierno dentro de las medidas económicas adoptadas para controlar el objetivo de déficit.

Para esta organización, el colapso que se registra en los centros de expedición está originado por la «falta de planificación» de la dirección, lo que ha supuesto «un perjuicio para el ciudadano, un exceso de trabajo para el personal de estas oficinas y una imagen negativa del servicio prestado».

El SUP denuncia que la falta de personal provoca que se den citas para después de las Navidades

«Era habitual, que no normal, que se registraran tres meses de cola en verano para sacarse el DNI, pero es que en algunos puntos se están dando citas ya para después de Navidades. No podemos seguir ofreciendo un servicio tercermundista, con colas de ciudadanos desde primera hora de la mañana a las puertas de las comisarías para intentar conseguir un número», declararon a El Independiente fuentes del SUP.

Según ha expuesto la Administración, el agravamiento de la situación está motivado por la pérdida de 654 funcionarios, por la gratuidad para las familias numerosas y por el aumento de las renovaciones de DNI que se está registrando este año. A falta de un par de meses para que acabe 2016, se han incrementado las expediciones en 204.000 documentos.

Lejos de remitir, se calcula que las renovaciones seguirán incrementándose en los dos próximos años. En concreto, la previsión es la siguiente: 618.816 en 2017 y 1.239.108 en 2018, lo que -de no adoptarse medidas- conllevaría alargar el plazo desde que el ciudadano pide cita hasta que se produce la renovación.

Reforzar la plantilla

Además de ofrecer la realización de horas extraordinarias, la Dirección General de la Policía contempla otras opciones para aliviar la situación en la que se encuentran las oficinas de expedición del DNI y el pasaporte, claramente desbordadas por la demanda ciudadana. Así, pretende solicitar a la Dirección General de la Función Pública -dependiente del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas- que autorice la incorporación de 504 funcionarios de cuerpos generales.

Igualmente, la Administración está estudiando la posibilidad de facilitar el trámite ofreciendo la opción de que las tasas -10,60 euros si se trata de una renovación por caducidad, extravío, sustracción, anticipo o deterioro, y 26,02 euros en el caso del pasaporte, salvo que el solicitante acredite que forma parte de una familia numerosa- se puedan pagar telemáticamente, así como elevar el plazo de renovación del documento previo a la fecha de caducidad que en la actualidad está fijado en tres meses. Ello permitiría sobre el papel repartir más la demanda y recortar los plazos.

Según el SUP, la Dirección General de la Policía ha informado también en la reunión de este martes que ya ha empezado a sustituir los ordenadores e impresoras con las que están dotadas las oficinas de expedición por otros equipos más modernos y rápidos, lo que puede ayudar a agilizar el trámite y a que se reduzcan los tiempos de espera.