Mientras Mariano Rajoy es investido presidente en el Hemiciclo, tendrá lugar a unos pocos metros la segunda edición de “Rodea el Congreso”, la manifestación que se celebró el 25 de septiembre de 2012 y que culminó con enfrentamientos entre asistentes y policías y un balance de una veintena de heridos. No han pasado aún 48 horas desde que el PSOE acordó la abstención, y Coordinadora 25S, la misma plataforma que convocó entonces las concentraciones, ya ha promovido otra movilización el sábado a las 19.00 horas que tiene como lema principal Ante el golpe de la mafia, democracia que ha sido apoyada abiertamente por formaciones como Podemos o IU, cuyo líder asistirá a la protesta, tal como anunció este lunes. En esta ocasión el recorrido será desde la madrileña Plaza de Neptuno a la Puerta del Sol, aunque ya se han organizado movilizaciones en otras ciudades.

La organización, que convoca la protesta junto a medio centenar de colectivos, tiene como objetivo la apertura de un proceso constituyente para crear unos nuevos cimientos democráticos y define el escenario político actual como “una prolongación del régimen del 78”, en palabras de una de las portavoces de Convocatoria 25S. Su planteamiento parte de que en la Transición no hubo una auténtica ruptura democrática con la etapa anterior, y que la investidura supone “un puñetazo en la mesa por parte del régimen para perpetuarse”.

Unidos Podemos no ha tomado parte en el régimen del 78″, afirman en Coordinadora 25

Dentro de este régimen incluye tanto a los partidos tradicionales, PP y PSOE, como a Ciudadanos, aunque deja fuera a las mismas formaciones que le apoyaron: “Veremos a ver qué papel juegan”, explican, “Unidos Podemos de momento no ha tomado parte en el régimen del 78, aunque sea por un criterio de edad”, explica su portavoz, a la vez que niega mantener “ninguna relación con Podemos”. Reconocen, eso sí, que en la asamblea que organizó la manifestación sí había “formaciones que han concurrido en alguna ocasión a procesos electorales” y colectivos que “han formado parte de Unidos Podemos”, pero añade que lo hicieron a título personal y que tienen un “punto de acuerdo: que en las instituciones hay un límite para llevar a cabo transformaciones imprescindibles para una auténtica democracia”.

La Coordinadora 25S, que asegura perseguir “la verdadera democracia”, cree que en los últimos días se han visto los síntomas de lo que consideran un sistema “antidemocrático”. Evidencias que protagonizan “la figura del rey, de una monarquía que ha sido elegida por Franco, el golpe de algunos pilares del PSOE y la corrupción sistémica”, mantienen. Sobre la mayoría del PP, defienden que es “el partido más votado entre quienes votan” y que ocupa “un pequeño porcentaje de la gente que no ha votado”.

Defienden el “derecho a decidir integral”, que se aplique a todos los ámbitos

Al ser preguntados por la validez de todos los procedimientos para la investidura, sostienen que “la legalidad es uno de los engranajes más fuertes del régimen del 78”, aunque no lo consideran “legítimo ni democrático”. Una de las razones que esgrimen es que se haya excluido a algunas fuerzas políticas de la negociación de gobierno, “parece que no tenían pedigrí democrático”, critican, y abogan por “una democracia que permita el derecho a decidir integral, en todos los ámbitos”, que incluye ámbitos como república o monarquía, el sistema económico o la autodeterminación territorial.

Una protesta “pacífica”

En relación con el primer acto de Rodea el Congreso hace cuatro años, que terminó con varios incidentes, desde la plataforma quieren resaltar que “no tienen interés en obstaculizar” el desarrollo de la jornada de investidura, sino que la intención es “mostrar un rechazo” y “que sea un punto de inflexión”, para promover un clima de movilizaciones “imprescindibles para los cambios en justicia social que proponemos”. Aún a la espera de conocer la fecha y hora exacta de la investidura para convocar las protestas en paralelo, enviarán por procedimiento de urgencia una comunicación administrativa a Delegación de Gobierno en cuanto se conozcan los datos exactos,  aunque confían en que no haya problemas de organización pese a lo ajustado de los plazos.