La primera fila de Podemos se postula estos días a favor de la candidatura del senador Ramón Espinar a las primarias de Podemos en la Comunidad de Madrid. Uno a uno, a excepción del secretario político Iñigo Errejón, que hasta ahora ha mantenido la neutralidad, los dirigentes de la formación morada van sumando su apoyo, de una manera u otra, a Juntas Podemos, la lista considerada oficialista, que ha sido apoyada públicamente por el líder del partido, Pablo Iglesias.

En esta ocasión ha sido el secretario de Organización, Pablo Echenique, quien ha criticado a Adelante Podemos, el proyecto liderado por Rita Maestre y Tania Sánchez, cercano a Errejón. Les ha reprochado que pongan en cuestión la decisión tomada por la Comisión Estatal de Garantías sobre el sistema de elección del proceso y les ha reprochado de “acusar a los compañeros” por tener “intereses espurios”.

No tiene uno más razón por delegitimar los órganos o acusar a los compañeros”, dice Echenique

La polémica en las primarias de Podemos Madrid comenzó la semana pasada, cuando la Comisión de Garantías, formada por afines a Pablo Iglesias, según fuentes de la organización, emitió un comunicado por el que imponía el sistema plurinominal mayoritario para elegir a los nuevos miembros del Consejo Ciudadano Auonómico madrileño.

Un sistema por el que la primera fuerza obtiene un 80% de puestos de dirección y la segunda, un 20%, frente al Sistema Borda de elección, más proporcional, que fue apoyado por el 80% de los militantes en la votación de documentos. Esta maniobra fue vista como un golpe de timón del oficialismo para favorecer a Juntas Podemos, la candidatura en la que se unieron in extremis los proyectos de los Anticapitalistas y Ramón Espinar para hacer frente a la que ha resultado al candidatura favorita, ganadora de 9 de los 10 documentos.

Aunque el documento de la candidatura errejonista para fijar los nuevos estatutos del partido en Madrid fue el ganador, la Comisión de Garantías Estatal determinó en una resolución que este nuevo sistema no podía aplicarse a las primarias, lo que despertó las críticas de los principales miembros de Adelante Madrid; algunos, como Clara Serra, lamentaban que se siguiera en la línea de Vistalegre, en el que la dirección tenía más peso en la organización, frente a la tesis que defienden de dar más autonomía a las organizaciones territoriales.

Que uno no esté de acuerdo no implica que haya defectos democráticos”, defiende el dirigente

Unas acusaciones a las que Echenique ha respondido con contundencia este lunes: “Cuando uno discrepa con una decisión, no tiene uno más razón por deslegitimar los órganos o por acusar a los compañeros que los forman de intereses espurios. De hecho y según mi experiencia, suele tener menos”, asegura el dirigente en un texto publicado en digital Eldiario.es. “Seamos compañeros, seamos compañeras y dejemos las batallas de estatutos, los debates burocráticos y aquello de ‘la autoridad soy yo’ a otros. Demostremos con hechos que en Podemos somos diferentes”.

Según Echenique, “es legítimo y está muy bien” que a veces uno no esté de acuerdo con algunas decisiones que se toman en la organización de la que forma parte. No obstante, avisa de que eso no significa “que el partido esté amañado o que el árbitro tenga la culpa (a veces sí, a veces no)”. “Que uno no esté de acuerdo no implica automáticamente que existan defectos democráticos en el proceso de decisión (a veces sí, a veces no)”, añade.