El presidente del Gobierno ha anunciado que ya ha iniciado personalmente contactos con representantes de otros partidos con el objetivo de lograr el respaldo suficiente para aprobar los presupuestos generales del Estado. Rajoy ha desvelado estos contactos, de los que no ha dado detalles, en declaraciones a los periodistas en Santiago de Compostela tras asistir al acto de toma de posesión de Alberto Núñez Feijóo como presidente de la Xunta.

También la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha reunido con dirigentes de otros partidos con el mismo fin y que igualmente lo han hecho ya varios ministros con diputados de otros partidos competentes en sus áreas respectivas. «Estamos hablando con todo el mundo. Lógicamente lo haremos más intensamente con aquellos que tienen más predisposición a apoyar los presupuestos», ha recalcado antes de reconocer: «Sí, yo ya he tenido alguna conversación». No obstante, no ha dado datos sobre quiénes han sido sus interlocutores aparte de la conocida charla que mantuvo hace unos días con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.

Rajoy ha señalado que este tipo de diálogo será lo normal a partir de ahora y que lo primero que ha de lograrse con ello es la aprobación del techo de gasto y los objetivos de estabilidad. «Se trata de que las comunidades autónomas y los ayuntamientos puedan elaborar unos buenos presupuestos y atender a los servicios públicos, y ya un poco más adelante vendrán los presupuestos», ha manifestado el presidente.

Rajoy apela a la «sensibilidad social»

Esta ha sido la primera intervención pública del presidente tras su investidura y en su discurso ha apelado a «la moderación, el empeño reformista, la determinación, la sensibilidad social y la estabilidad» para poder gobernar.

El presidente ha dedicado palabras de elogio a Núñez Feijóo y ha considerado que los gallegos han reconocido en el presidente de la Xunta todas esas cualidades que él ha detallado para poder ser un buen gobernante. Al citar la relativa a la determinación, ha recalcado que es necesaria siempre, pero más en los momentos de dificultad que ha habido. Rajoy ha subrayado que el futuro debe ganarse entre todos y hay que trabajar para ello «con la lealtad de siempre y con la eficacia que todos deseamos».

El presidente del Gobierno ha enfatizado que él es gallego, ha recordado su trayectoria como político en esta comunidad y ha comparado la situación actual de la región con la que había en 1981, cuando se eligió el primer Parlamento autonómico. Así, ha recordado que en aquel momento este Parlamento no tenía sede y ha citado los avatares que hubo hasta que se consiguió la actual.

Nunca podré compartir las teorías de quienes ponen en tela de juicio todo y dicen que aquí no cambia nada», ha dicho Rajoy

Pero junto a ello, ha señalado que, por ejemplo, la autovía del Cantábrico no existía y para ir de Padrón a Santiago de Compostela se necesitaban al menos tres cuartos de hora. Tras citar otras infraestructuras que han mejorado también la calidad de vida y el bienestar de los gallegos, ha hecho hincapié en que las cosas han cambiado para bien tanto en Galicia como en España pese a que la crisis económica golpeara al país durante cinco años.

«Galicia ha sido en estos 35 años un modelo de éxito de nuestro Estado autonómico y nunca podré compartir las teorías de quienes ponen en tela de juicio todo y dicen que aquí no cambia nada y son incapaces de ver el mundo con una cierta objetividad», ha subrayado.

Rajoy ha subrayado que Nüñez Feijóo tiene motivos sobrados para estar satisfecho y orgulloso tras lograr por tercera vez la presidencia de la Xunta. «Con el corazón, te deseo que aciertes y que tengas al menos un poco de suerte, que nunca sobra y siempre viene bien», ha bromeado el jefe del Ejecutivo.