El portavoz del PNV en el congreso de los diputados, Aitor Esteban, ha querido marcar distancias con el Gobierno en el que ha sido su primer contacto, conocido, para hablar de las cuentas del Estado para el año que viene. Esteban se ha reunido en el Congreso con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, la interlocutora con los grupos parlamentarios al objeto de articular una mayoría suficiente con la que sacar adelante los presupuestos.

De momento se ha cumplido el guión. El PNV dice que «estamos en la misma situación que ayer», esto es, que todavía no se han movido del no, pero no cierran ninguna puerta, pura escenografía que necesita de «gestos» por parte del Ejecutivo, de quitar «chinitas» en el camino en alusión a los recursos presentados por el Ejecutivo central contra decisiones del gobierno vasco.

Tras su cita con Sáenz de Santamaría, Esteban ha explicado en los pasillos de la cámara que ambos han analizado la situación económica general, pero que, para jugar el partido de los presupuestos «hace falta tener balón, y le hemos dicho mil quinientas veces al PP que hace falta otro tipo de actitud con respecto a lo que son las instituciones y el hecho vasco, y no lo hemos visto en ningún momento». Por ello, ha insistido, mientras no haya un cambio de actitud con respecto al gobierno vasco «no vamos a entrar ni a discutir» los presupuestos de 2017.

El portavoz vasco emplaza al gobierno a que «quite chinitas» del camino

La vicepresidenta no ha puesto ni una cifra sobre la mesa, a decir del portavoz vasco, de modo que no se ha avanzado gran cosa. No ha podido resistirse a echar mano del refranero al sentenciar que «si bien me quieres Juan, tus hechos me lo dirán». Aitor Esteban ha sugerido que no se saque de la ecuación presupuestaria al PSOE, que ellos, por su parte, están «lejos» de un acuerdo, pero en ningún momento ha dado por condenada la puerta. «Me pueden llamar a muchas reuniones y pasarme la mano por el lomo, pero si acaba la leña y empieza el grano, lo vamos a notar enseguida», ha explicado de manera muy gráfica.

De este modo, el portavoz vasco emplaza al gobierno a que actúe para facilitar su apoyo a las cuentas del Estado, un apoyo que el PNV ha prestado en muchas ocasiones a gobiernos del PP y del PSOE indistintamente, pero para ello hay que echar cuentas y retirar recursos.