El portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez, ha puesto hoy como condición al Gobierno, para negociar en el Congreso la aprobación del techo de gasto y la senda de consolidación fiscal, que dé a las comunidades autónomas las dos décimas de déficit que la UE concedió a España este verano. «Sin ese compromiso es muy difícil que podamos sentarnos a la mesa para negociar sobre esa cuestión», ha subrayado Jiménez en declaraciones a los medios, antes de asistir a una conferencia del presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig.

Mario Jiménez ha emplazado al Ejecutivo a «despertar del sueño de la mayoría absoluta»

En este contexto, ha querido lanzar un mensaje al Gobierno de Mariano Rajoy, al que ha ofrecido la posibilidad de que los socialistas se sienten a negociar con el Ejecutivo la senda de déficit y el techo de gasto, aunque no los presupuestos generales del Estado. Jiménez ha emplazado al Ejecutivo a «despertar del sueño de la mayoría absoluta» y a que se dé cuenta de que ahora necesita de otras fuerzas como el PSOE para aprobar en las Cortes elementos tan esenciales para el futuro de la financiación de las políticas públicas.

«Para el PSOE es absolutamente indispensable que esas dos décimas vayan a financiar las políticas del estado de bienestar en las comunidades autónomas», ha recalcado, y ha cifrado ese porcentaje en unos 2.500 millones de euros más. Su opinión es que si Rajoy y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no entienden que eso es «absolutamente indispensable», va a ser muy difícil que puedan entenderse en esa cuestión y se entrará en una situación «verdaderamente complicada».

«Montoro tiene que reflexionar, sentarse a la negociación y pensar que lo que pide el PSOE es absolutamente de justicia», ha reiterado, antes de dejar claro que eso no implica que los socialistas vayan a negociar también los presupuestos generales del Estado para 2017. De hecho, el portavoz de la gestora del PSOE ha calculado que hay un 99% de posibilidades de que los socialistas no aprueben los PGE y de que el Gobierno tenga que buscar la mayoría necesaria en otras fuerzas.

En la misma línea se ha expresado el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, quien ha defendido que la «urgencia del cambio» del modelo de financiación autonómica «no es discutible» y ha insistido en que hay que establecer «nuevas jerarquías» en la administración para que los nuevos gobiernos «no carguen con los errores» de los anteriores.

Puig ha insistido en que hay que salir de una «encrucijada» para que no sea «otra legislatura fallida»

Para el presidente valenciano, el nuevo sistema de financiación debe basarse en una propuesta de «equidad» entre todos los ciudadanos españoles y que se establezca una «suficiencia financiera» de las competencias de las comunidades autonómicas. Asimismo, ha mostrado su inconformidad con el modelo del FLA (Fondo de Liquidez Autonómica) que ha calificado como una «introducción de control central del que ha sacado pecho el Ejecutivo», y ha asegurado que se trata de «un aplazamiento del problema de la deuda».

Igualmente, ha defendido la «necesidad» de una reforma constitucional que garantice la «singularidad» y que solucione la «falta de horizontalidad», y ha insistido en que esta legislatura hay que salir de una «encrucijada constitucional» para que no acabe siendo «otra legislatura fallida». Puig ha insistido en que la nueva situación de «pluralidad política» debe demostrar que los gobierno basados en el «conservadurismo y el cortoplacismo» debe llegar «a su fin».

En su opinión, durante la última legislatura de Mariano Rajoy se ha gobernando «contra las comunidades autónomas y siendo desleal» y ha destacado que la misión del nuevo gobierno es asumir «la vía del diálogo y no del chantaje». Puig ha recalcado que la comunidad valenciana se mantiene con «12 puntos menos per cápita» que la media de autonomías y, por ello, ha exigido una reforma fiscal «de verdad y no propagandística». «No podemos competir si no tenemos los mismos instrumentos», ha señalado el presidente de la comunidad y ha criticado que existe el «efecto capitalidad» en Madrid que supone un «trato diferente a los que deberían ser iguales».

Susana Díaz no cree que el Gobierno cambie la regla de gasto

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, también se ha referido este martes al déficit autonómico y ha asegurado que el Gobierno de la nación no va a cambiar la regla de gasto y que el diálogo que había anunciado con las comunidades y ayuntamientos sobre esta cuestión no ha sido tal, lo que ha considerado «un mal camino» para un gobierno «que ya no tiene mayoría absoluta».

Durante su participación en el Fórum Europa. Tribuna Andalucía, donde ha presentado al alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, Díaz ha indicado que el Gobierno está haciendo llegar a las Comunidades durante estos días que «no van a cambiar la regla de gasto, que si los ayuntamientos han hecho las cosas bien, pues mejor, que no nos van a dar oxígeno a las comunidades y que parte de esas dos décimas que vienen de más al Presupuesto no van a dejar que las dediquemos a educación y sanidad».