El fiscal pide dos años de prisión para el jugador del FC Barcelona Neymar y una multa de 8,4 millones de euros al club catalán. El fiscal no acusa al presidente del club, Josep Maria Bartomeu, pero sí a su antecesor, Sandro Rosell, para quien pide dos años de cárcel por las negociaciones que llevaron a cabo para asegurar el fichaje del delantero en el 2011 y por adelantar su incorporación al club blaugrana en el 2013. El ministerio público les imputa un delito de corrupción en los negocios y estafa.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

 

Esta causa se inició tras la denuncia de la empresa brasileña DIS que desde el 2009 ostentaba un 40% de los derechos federativos del Neymar. Sin embargo, el jugador y el club la dejaron al margen cuando en el 2011 firmaron un contrato para asegurar la presencia del delantero en el Barça cuando este terminara su contrato en el 2014.

Sin embargo, la incorporación se adelantó un año a petición el fallecido Tito Vilanova y el club para garantizar que Neymar no acabara en otro equipo pagó al Santos 25 millones de euros, aunque a DIS le comunicó que solo había abonado 17,1 millones de euros.

Pérdidas de cuatro millones de euros

Por ello, la sociedad brasileña recibió 6,8 millones de euros por el traspaso del juzgado en vez de los 10 que debía haber percibido. El fiscal imputa por estos hechos al antiguo presidente del Barça Sandro Rosell, al jugador, a sus padres y al club blaugrana y al Santos. Sin embargo, pide el archivo para el actual presidente de la entidad, Josep Maria Bartomeu.

El ministerio público sostiene que Bartomeu «ni lideró ni formó parte activa» en las negociaciones del fichaje. En su opinión, el actual mandatario de la entidad «no sabía que la negociación se realizaba a espaldas del Santos» ni que DIS no había sido informada de la misma y también desconocía que estos acuerdos incumplían «el reglamento FIFA». El fiscal llega a esta conclusión por la declaración de nueve imputados y seis testigos que han desvinculado a Bartomeu de estas negociaciones.

Las penas

La fiscalía solicita cinco dos de cárcel para Rosell, para el jugador y su padre reclama dos años de prisión, tres años de prisión para el ex presidente del Santos Odilio Rodrigues y un año para la madre del juzgador.

Asimismo, pide una multa de 10 millones de euros para Rosell, Neymar y su padre y 8,4 millones de euros para el club y 7 millones para el Santos.

DIS reclama el ingreso en prisión del jugador

Por su parte, la empresa DIS, que era dueña de parte de los derechos del jugador del FC Barcelona y de otros futbolistas en Brasil, ha pedido cinco años de prisión para el delantero y que se le inhabilite para jugar durante el tiempo que dure su condena.

Además, la empresa solicita otros cinco años para Bartomeu, así como para el ex presidente del equipo Sandro Rosell y el padre del jugador. DIS también reclama multas que van desde los 159 millones de euros hasta los 195 por los perjuicios del fichaje del jugador con el FC Barcelona.

En una rueda de prensa celebrada en un hotel de Madrid ha asegurado que su «intención es que se haga justicia» para que se sepa «dónde está la moral y el respeto».