Los vascos quieren que se convoque un referéndum de independencia en Euskadi pero… para votar no. Quienes lo reclaman hoy son algo menos que hace dos años, un 59%, pero quienes tienen claro que votarían en contra de la segregación de Euskadi de España han crecido cinco puntos hasta alcanzar el 39% de la sociedad, por encima del 31% que afirma que sí respaldaría la independencia de Euskadi. Un porcentaje que según el Euskobarómetro de otoño que elabora la Universidad del País Vasco y que ha sido presentado esta mañana, cae cuatro puntos en los últimos seis meses.

Es innegable que el sentimiento independentista acumula años de caída. Actualmente dos de cada tres vascos asegura tener pocos o ningún deseo de independencia. Incluso entre los votantes del PNV y Podemos es predominante ese sentimiento contrario.

Entre quienes apoyarían el sí en un referéndum se les ha preguntado si mantendrían el sentido de su voto favorable a la independencia en caso de que supusiese la salida de la Unión Europea o una pérdida de posiciones en el mercado español, lo que provocaría una caída de entre seis y siete puntos, a niveles del 25 al 23% de apoyo y un trasvase de un 4% a los que modificarían su voto por el no. En sólo seis meses, quienes consideran que la independencia perjudicaría las condiciones de vida en Euskadi ha crecido cinco puntos, hasta alcanzar el 35% a los que se suma un 15% que considera que nada cambiaría. Menos de una tercera parte de la sociedad vasca cree que la independencia sería una opción favorable para vivir mejor.

Caen del 55% al 47% en diez años los partidarios del reconocimiento de Euskadi como nación

Tanto el actual Gobierno vasco como formaciones como el PNV, el PSE y Podemos abogan por una fórmula intermedia, a medio camino entre el autonomismo y la independencia y que se basa en buscar fórmulas para encontrar un nuevo encaje de Euskadi en España, previo reconocimiento de su condición de nación. En el sondeo se interpela a los vascos al respecto y se comparan los resultados por los obtenidos hace 11 años, en 2005. Entonces, más de la mitad de los vascos, el 55%, defendía la necesidad de incorporar el reconocimiento de Euskadi como nación en una eventual reforma del Estatuto de Gernika, tal y como ahora se contempla.

Hoy, el apoyo a un reconocimiento como nación se ha reducido al 47%, ocho puntos menos. Lo apoya la mayoría de los nacionalistas, casi ocho de cada 10 y sólo uno de cada cinco no nacionalistas. Entre quienes apoyan el reconocimiento de Euskadi como nación, la mayoría lo concibe como una nación diferenciada de la española (25%) y un porcentaje muy inferior como una realidad inserta en el seno de la nación española (14%).

En contra de un Estatuto con más soberanía

Ante el debate abierto sobre cómo abordar la posible reforma del Estatuto de Gernika, que reclaman la mayoría de los partidos vascos, el Euskobarómetro refleja que casi la mitad de los vascos considera que habría que dejarlo como está (24%) o limitarse a cumplirlo (24%). Quienes abogan por una reforma que amplíe su grado de autonomía para Euskadi suponen el 29%. Son minoría los que rechazan una reforma del Estatuto si supone elevar el grado de soberanía del País Vasco (14%).

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

En el sondeo también se pregunta a los vascos sobre las vías para facilitar la reinserción de los presos de ETA. Crece de modo importante, 10 puntos, hasta un 29%, el número de vascos partidarios de que cumplan íntegramente sus condenas. Pese a ello la mayoría, el 40% aboga por facilitar medidas de reinserción a todos los etarras encarcelados.

Crece diez puntos, hasta el 29%, el número de vascos partidario del cumplimiento íntegro de penas

Respecto a la valoración de la gestión del gobierno vasco que lidera Iñigo Urkullu, la ciudadanía le otorga buena nota a su gestión, respaldada por un 49% que la califica de buena, 15 puntos más que hace seis meses, frente al 12% que cree que ha sido mala. En cuanto a la valoración de la trayectoria de los partidos vascos, el PNV es el que mejor rentabiliza los resultados electorales al incrementar su valoración positiva entre la ciudadanía hasta el 48%, ocho puntos más que seis meses atrás, También la izquierda abertzale logra rentabilizar su cambio de estrategia y moderación, con un repunte de cinco puntos y una valoración positiva entre una cuarta parte de la ciudadanía.

Por el contrario, Podemos se hunde en la valoración de los vascos, con una caída de 16 puntos y un reconocimiento a su labor que sólo ve un 17% de la sociedad. En el caso del PSE y el PP el desgaste es menor, de un 5% y un 1% respectivamente. En cuanto a los líderes políticos, tan sólo aprueban el lehendakari lñigo Urkullu y Pablo Iglesias y rozan el aprobado el secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi y el presidente del PNV, Andoni Ortuzar.

Otro de los datos significativos hace referencia a las pasadas elecciones autonómicas en Euskadi, cuando el candidato Arnaldo Otegi fue inhabilitado para presentarse. A este respecto, la mayoría de la ciudadanía está en desacuerdo, un 48% frente al 32% que considera que la medida fue correcta. Por último, respecto al apoyo a ETA en la sociedad vasca, apenas resiste un 1% que continúa respaldando a la banda, un 7% reniega de ella tras haberla apoyado y el rechazo a la organización criminal es mayoritario, un 63%.