La Policía afgana ha informado este martes de que el trabajador del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) secuestrado ayer al norte de Afganistán es español y fue capturado en la aldea de Hussain-Khil, en el distrito de Ali-Abad, en la provincia de Kunduz, según aseguró a Efe el portavoz de la policía provincial, Mahfuzullah Akbari.

Ese mismo portavoz aseguró que aún no se ha identificado a los captores, aunque ya está en marcha una operación para su localización y rescate. El rapto se produjo después de que dos vehículos del CICR fueran asaltados por un grupo de hombres armados mientras realizaban el trayecto entre Mazar-e-Sharif, una localidad situada muy cerca de la frontera con Uzbekistán, y Kabul.

La situación en Afganistán es extremadamente inestable desde la retirada, el 1 de enero de 2015, de la misión militar de la OTAN tras una guerra de casi 14 años. Actualmente, unos 13.000 soldados de la coalición se encuentran en el país en misión de apoyo y capacitación de las fuerzas locales.

La directora del CICR para Afganistán, Monica Zanarelli, ha afirmado que la organización está en contacto «con varias autoridades» para conseguir la liberación y que la familia del cooperante está informada. Fuentes diplomáticas han confirmado a Europa Press que un español se encuentra «retenido», aunque no han querido dar más detalles para no perjudicar al afectado.