Un juez de Sevilla ha autorizado el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) extintivo sobre la totalidad de la plantilla de la cadena de librerías en la que trabajaba desde hace casi cuatro años José María Moriche, el marido de Susana Díaz. La desvinculación laboral de su esposo será un obstáculo menos a la hora de que la baronesa andaluza decida si, como parece previsible, presenta su candidatura a liderar el PSOE en el congreso federal que se celebrará en junio.

Según ha podido confirmar El Independiente en fuentes jurídicas, el Juzgado de lo Mercantil 1 de Sevilla ha notificado este viernes un auto en el que aprueba la extinción de la totalidad de los contratos de los trabajadores que aún permanecen en nómina de Beta Galería Sevillana del Libro SAU -participada al 100% por el grupo audiovisual andaluz ZZJ- al apreciar que concurren las causas económicas que invoca la empresa, que irá a la liquidación. Contra esta resolución se puede interponer recurso de suplicación y, de no hacerse, surtiría efecto de manera inmediata.

A principios de septiembre pasado, Beta Galería Sevillana del Libro SAU solicitó concurso voluntario de acreedores debido a su delicada situación económica, que le llevó a cerrar diversas tiendas y a acometer sucesivas ampliaciones de capital para enjugar los más de 2,1 millones de euros en pérdidas que ha acumulado en tres años (943.400 euros en 2013, 717.000 en 2014 y 504.720 en 2015). La solicitud recayó en el Juzgado de lo Mercantil 1 de Sevilla, que declaró al deudor en concurso el 11 de octubre y designó como administrador al abogado asturiano Alfonso Graíño Lozano.

En el auto, fechado el 11 de enero y dictado por el magistrado de refuerzo Francisco Javier Carretero Espinosa de los Monteros, se avala la petición de la empresa al considerar que Beta Galería Sevillana del Libro «es inviable económicamente, al disponer de ingresos muy reducidos y no disponer de suficiencia patrimonial para hacer frente a un fuerte endeudamiento financiero».

El despido de su esposo facilita aún más su decisión para presentarse a liderar el PSOE

Como ya avanzó Elindependiente.com el pasado 18 de octubre, Moriche ya había comunicado la intención de inscribirse voluntariamente al ERE laboral que planteó la empresa antes de ser declarada en concurso y que inicialmente no iba a afectar a la totalidad de la plantilla (46).

No ha trascendido si el marido de Susana Díaz maneja ya alguna oferta de trabajo o, por el contrario, engrosará la cifra demandantes en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE). La comunidad autónoma que gestiona su esposa cerró el pasado año con 883.077 parados, cifra que representa casi el 24% del total registrado en España (3.702.974).

El marido de la presidenta de la Junta de Andalucía, con la que tiene un hijo, fue contratado por Beta Galería Sevillana del Libro a principios de 2013 para realizar labores de controller (control de ventas diarias y liquidación con editoriales, entre otras funciones), un puesto similar al que había desempeñado en la empresa para la que trabajó con anterioridad: Acosta Ortopedia.

Cuando se conoció que Moriche trabajaba para una filial de ZZJ -proveedor de contenidos audiovisuales desde para Canal Sur desde hace años-, la empresa aseguró que el marido de la entonces consejera de Presidencia y hoy jefa del Ejecutivo andaluz entró «por currículum» y que desconocían en ese momento dicho parentesco. «Es una pura anécdota. El proceso se realizó de forma totalmente limpia y estamos muy contentos con su trabajo», dijeron a El Mundo fuentes de la empresa cuando trascendió la contratación. Otras fuentes, sin embargo, sostienen que Moriche entró en Beta por la mediación de Antonio Pulido, entonces presidente de la caja de ahorros Cajasol.

El marido de Susana Díaz mantiene un perfil muy discreto y sólo se deja ver en actos muy relevantes, como cuando su esposa asumió la Presidencia de la Junta de Andalucía a principios de septiembre de 2013 en sustitución de José Antonio Griñán.

“Me he casado con un tieso”

Esa discreción saltó por los aires el pasado 31 de mayo, cuando Susana Díaz cerró las comparecencias ante la comisión de investigación por el fraude de la formación en la Cámara autonómica. La oposición había pedido su presencia en el Parlamento tras conocerse que, en la etapa de Moriche como auxiliar administrativo en el Instituto de Formación y Estudios Sociales (IFES) de UGT, la nómina de éste se había cargado a 102 cursos financiados por la Junta de Andalucía.

En un intento de desacreditar el intento del PP de denunciar la vinculación de su marido con el escándalo de la formación, la jefa del Gobierno andaluz aseguró que el sueldo de su esposo osciló “entre los 700 y los 1.200 euros” y, a preguntas de la diputada popular Teresa Ruiz-Sillero, lanzó un titular: «Me he casado con un tieso, sí».

Sea como fuere, el despido de José María Moriche allana más el camino para que Susana Díaz se decida a optar a la secretaría general del PSOE, en una carrera en la que podría competir con ex líder Pedro Sánchez y el ex lehendakari Patxi López. La gestora propondrá previsiblemente en el comité federal que se celebra este sábado que el congreso se celebre a mitad del próximo mes de junio.