Un millar de policías ha marchado este martes por el centro de Barcelona al grito de «Basta Ya» para reivindicar su trabajo y reclamar respeto a las fuerzas políticas que los cuestionan por sistema.

La convocatoria de la Plataforma Profesional de Fuerzas de Seguridad y Agentes de Aduanas ha reunido a Mossos d’Esquadra, Policía Nacional, Guardia Civil, Ertzaintza, Guardia Urbana de Barcelona, Policía Portuaria y Vigilancia Aduanera en el centro de la capital catalana.

La marcha, que ha transcurrido presidida por el lema «Todos unidos por la dignidad, el respeto y la seguridad. Servimos y protegemos a los ciudadanos. Basta ya!!!»,  ha cubierto el trayecto desde la Plaza Universidad hasta Sant Jaume, donde se ha entregado el manifiesto de la convocatoria en el Palau de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. En el texto, los sindicatos policiales convocantes reivindican dignidad policial, respeto institucional, garantías jurídicas y más medidas de seguridad.

El portavoz del sindicato de Mossos SPC, David Miquel, ha negado tras la marcha que se tratara de una manifestación «contra la CUP» y ha defendido que la movilización busca denunciar a todos aquellos que «por acción u omisión nos dejan solos» en el ejercicio de las funciones como fuerzas de seguridad. Unas afirmaciones que abundan en el malestar que ya señalaba el manifiesto convocante por el cuestionamiento constante de la labor de las fuerzas de seguridad desde algunas formaciones políticas, especialmente la CUP o los «comunes».

La CUP, sin embargo, estaba en la mente de todos los convocados, como ha demostrado el tuit del sindicato USPAC, también de los Mossos, en el que para llamar a la participación en la marcha han publicado «All Perroflautas are Bastard A.P.A.B». El tuit, que ha sido denunciado por la formación anticapitalista, alude a la camiseta que en su día lució el concejal de la CUP en Barcelona Josep Garganté con las siglas A.C.A.B, que se asocian a «All Cops Are Bastards».

En la manifestación no estaban, sin embargo, los sindicatos mayoritarios de la Policía ni de la Guardia Civil, ni el CSIF, el sindicato de funcionarios que sí participó en la organización de la marcha pero que se descolgó la semana pasada argumentando motivos de seguridad.

Al margen de denunciar situaciones como el asedio a la casa cuartel de la Guardia Civil en Manresa o las acusaciones de la CUP a la Guardia Urbana de Barcelona, el manifiesto de la marcha reclama protección jurídica del agente de la autoridad, reclamando actuaciones de oficio de la administración; modificar la normativa de inhabilitación especial en caso de condena; regular la proporcionalidad del uso de la fuerza y de las armas; dotar de medios suficientes a la tarea policial con armas como las pistolas Taser; potenciar la colaboración interpolicial y evitar o minimizar los suicidios y otros trastornos en los cuerpos policiales.