La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela acuerda el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza para la mujer de nacionalidad mexicana detenida ayer en Madrid, a la que atribuye labores de enaltecimiento, adoctrinamiento y captación para el DAESH.

En un auto, la magistrada considera que los hechos podrían encuadrase en los delitos de apología o enaltecimiento de acciones o individuos terroristas (articulo 578 del Código Penal), o de captación de nuevos miembros del Estado Islámico (art 577) o de entrenamiento o autopacacitación para cometer delitos de terrorismo (art 575) «en cuanto a las actividades de captación, adoctrinamiento, adiestramiento o formación, dirigida a la incorporación de otros a una organización o grupo terrorista o a la perpetración de delitos terroristas».

La titular del Juzgado Central de Instrucción 3 sostiene que procede el  ingreso en prisión de la detenida dada la gravedad de los delitos que se le atribuyen y la eventual pena a la que pudiera ser condenada, lo que aumenta el riesgo de fuga, así como la falta de suficiente arraigo en España, puesto que tiene origen mejicano y dispone de facilidad para viajar a Marruecos, de donde es su marido, también investigado en esta causa.

También subraya la juez la existencia de riesgo de destrucción de pruebas de los delitos imputados, así como de reiteración delictiva, teniendo en cuenta, dice, «que la investigada viene operando dentro de un grupo de personas que tiene vínculos con distintos países», sin olvidar su «peligrosidad», añade, pues «viene realizando labores de enaltecimiento, adoctrinamiento y captación propios del DAESH».

En el domicilio ocupado por la investigada y su marido, relata el auto, se encontraron dispositivos con imágenes alentando a la yihad femenina, acceso a páginas de mujeres musulmanas, búsquedas realizadas en Google de Méjico o acceso a perfiles de Facebook pertenecientes a musulmanes conversos originarios de Hispanoamérica. «En el mismo sentido, -dice- fue descubierta una serie de audio incitando de manera explícita a la yihad y ensalzando la figura del mártir».