La Audiencia Provincial de Madrid ha dado la razón a Luis Bárcenas que ha denunciado a tres mandos del PP por haber falseado supuestamente un documento clave en su demanda de despido de esta formación, su petición de reingreso en el partido tras su excedencia como senador, y ha ordenado al juez que reabra esta causa que archivó en febrero del 2016.

El ex dirigente popular recurrió ante la Audiencia la decisión del juez Arturo Zamarriego, que investiga el caso del pequeño Nicolás, que archivó la investigación por falsedad documental y estafa procesal contra la jefa de recursos humanos del PP, Milagros Fuentes, y en la que también estaban imputados la gerente, Carmen Navarro, y al asesor jurídico, Alberto Durán.

Los jueces explican que la decisión de su subordinado fue «inadecuada e inapropiada» porque este sobreseimiento establece que «los hechos no pertenecen a la esfera penal». También acusan a Zamarriego de haber acordado el cierre de este caso en base «a un análisis abstracto» sin valorar «los indicios resultantes de la instrucción».

La ponente es la juez del ácido bórico

La ponente de la decisión de la Audiencia es la juez Gemma Gallego que se peleó en el 2006 con el entonces juez Baltasar Garzón en el caso del ácido bórico, en el que un informe policial vinculaba los atentados del 11-M con ETA tras el hallazgo en el domicilio de uno de los procesados por la matanza de Madrid de este material que se emplea para matar cucarachas y para eliminar el olor de píes. Luego, fue vocal del Consejo General del Poder Judicial a propuesta del PP.

Los hechos que se investigan se remontan al 2010 cuando Bárcenas asegura que presentó un escrito para solicitar su reingreso en el PP y que quiso aportar en su demanda laboral. Sin embargo, Fuentes negó haber recibido esta petición en este pleito y aportó un acta notarial en la que afirmó que esta petición «nunca le ha sido entregada, remitida o exhibida». También negó que en la misma se hubiera estampado el sello de la formación o su firma.

La gerente y el asesor jurídico acompañaron a Fuentes al notario. Por ello, Bárcenas solicitó su imputación, pero Zamarriego no les llegó a tomar declaración. Ahora, la Audiencia le ordena que oiga a Navarro y Durán «como testigos».

Documento clave

Este documento era vital en la demanda laboral que el ex tesorero presentó contra su partido por despido improcedente. Precisamente, el juzgado de lo social rechazó anular el despido del ex dirigente popular por entender que la petición era extemporánea al haber transcurrido cinco años desde que solicitó su excedencia en el 2010.

Durante, la instrucción del juez Zamarriego, Fuentes admitió que firmó la petición de Bárcenas, ya que así lo acreditaba un informe pericial caligráfico.

Bárcenas demandó al PP tras su despido «en diferido» en enero del 2013 y reclamó a su antigua formación una indemnización de 900.000 euros y la readmisión en el partido. Sin embargo, los jueces rechazaron su demanda y la seguridad social abrió un expediente al PP en septiembre del 2015 por haber pagado la cotización del ex tesorero, a pesar de que no ejerció ninguna función entre abril del 2010 y enero del 2013. El partido conservador alegó que lo hizo de «buena fe».