La organización más radical de la CUP, Endevant, ha abierto un nuevo enfrentamiento con el gobierno catalán con sendos carteles de convocatoria a una marcha de protesta en los que aparece una enfermera abofeteando al conceller de Salud, el polémico Antoni Comín. El cartel incide en el enfrentamiento entre Comín y las enfermeras de la sanidad pública catalana, que estalló cuando el conseller responsabilizó a las enfermeras de atender a los pacientes de urgencias en el pasillo «para tenerlos a la vista», afirmaciones que el propio Comín tuvo que retirar tras las quejas del Colegio Oficial de Enfermería.

«Plantemos cara en la sanidad pública» rezan los carteles que llaman a la manifestación convocada para esta tarde en denuncia por la saturación del hospital Parc Taulí de Sabadell, asociada a la decisión de Comín de retirar el concierto al Hospital General de Cataluña, que también cubría la comarca del Vallés Occidental. Una manifestación que cuenta con el apoyo de los profesionales sanitarios, quienes no comparten sin embargo el contenido del cartel de Endavant OSAN.

El Govern se ha lanzado en tromba contra el cartel, encabezado por el president Puigdemont, quien ha expresado en las redes su «vergüenza» por una imagen que «hace un flaco favor a los intereses que dicen defender» y todo su apoyo a Comín. Más dura ha sido la portavoz del Govern, Neus Munté, quien ha acusado a los anticapitalistas de promover la violencia. «No a la banalización de la violencia, siento vergüenza en indignación por el cartel» afirma la portavoz en su Twitter, argumento al que se han sumado el aludido, quien ha recordado a la CUP que han apoyado sus políticas al aprobar los presupuestos, y la consellera de Trabajo, Dolors Bassa.

Unos ataques que no han impresionado a la portavoz de la CUP en el Parlamento autonómico, Anna Gabriel, quien ha reproducido el cartel en su perfil de Twitter. La propia organización ha respondido a las críticas del Govern con una imagen de los pasillos de urgencias colapsados y la leyenda «a nosotros nos da más vergüenza esto, que es la realidad y es culpa vuestra».

Puigdemont avisa a los cónsules: habrá referéndum

Paralelamente el president ha recibido hoy en el Palau de la Generalitat al cuerpo consular acreditado en Barcelona, un encuentro que institucionalizaron sus predecesores, aunque el objetivo esta vez no era sólo protocolario. Pugidemont ha aprovechado el encuentro para dejar claro ante los diplomáticos presentes que su gobierno celebrará el referéndum independentistas comprometido con la CUP. Puigdemont ha afirmado que las presiones del Gobierno no evitarán la consulta. «Hemos superado muchas pruebas de estrés» ha afirmado, para concluir que la coalición independentista que preside no desfallecerá ahora.