El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha asegurado hoy que afronta con serenidad el inicio mañana del juicio por el 9N, en el que se presentará ante el tribunal «con la cabeza alta» y sin «pedir perdón por nada», ya que se enfrentó a un estado «intolerante» y «poco democrático». «Lo volvería a hacer», ha asegurado esta mañana.

En una rueda de prensa, acompañado por las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau, que también serán juzgadas a partir de mañana, Mas ha destacado que el 9N de 2014 defendieron «noblemente» lo que una gran mayoría de catalanes les pedían y canalizaron como Gobierno el movimiento «ciudadano, pacífico y cívico» al que no podían dar la espalda.

«Hicimos lo que teníamos que hacer. Lo volveríamos a hacer. Mañana entraremos al Palacio de Justicia con la cabeza alta, procurando representar con la máxima dignidad a los 2,3 millones de personas que votaron el 9N y dieron una lección de democracia y de sentido de país ante todo el mundo», ha declarado Mas, informa Efe.