El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha opinado, en relación a la declaración judicial del ex presidente catalán Artur Mas que hoy «no se está juzgando ni a Cataluña ni a los catalanes», sino «a un dirigente político que ha desobedecido las decisiones del Tribunal Constitucional».

Zoido ha resaltado que la Justicia en España «es independiente y sólo vela por el cumplimiento de la legalidad», en su discurso durante la toma de posesión de José Antonio de la Rosa Moreno como nuevo jefe superior de Policía de Andalucía Occidental.

«Nadie en España puede estar por encima de la ley; es necesario un respaldo absoluto del Estado de Derecho», ha señalado el responsable de Interior, antes de apostillar que «la misma ley que ampara la libertad de manifestación ampara la actuación y total independencia de la Justicia contra aquellos que se permiten vulnerarla».

El ministro del Interior ha recordado que el Estado de Derecho ha permitido «progresar y construir» un Estado de las Autonomías que desde 1978 «nos ha llevado a tener una nación: España, con unas autonomías, que han supuesto los años de mayor progreso social, político y económico».

‘Presionar a los jueces es impropio’

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, también se ha referido este lunes a las manifestaciones que se han producido en Barcelona antes y durante la comparecencia judicial del ex presidente Artur Mas. «Movilizar a los ciudadanos para que te acompañen al tribunal tiene un fin espurio», ha declarado Catalá en una entrevista transmitida esta mañana por la Cadena COPE.

«Si han organizado este numerito es porque quieren transmitir a la ciudadanía que se trata de un juicio político. Pero no lo es. Simplemente van a declarar con todas las garantías porque han incumplido una norma», ha señalado Catalá sobre la escenificación que se ha producido hoy con ocasión de la comparecencia de Mas ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

El ex presidente catalán Artur Mas y las ex consejeras Joana Ortega e Irene Rigau han llegado a las 9.25, con casi media hora de retraso, a las puertas de la sede del TSJC, para iniciar el juicio por desobedecer el Tribunal Constitucional con la convocatoria de la consulta del 9N de 2014.

Su retraso, «si efectivamente se ha producido», constituye, para Catalá, una falta de respeto al tribunal. La comitiva, encabezada por el president Carles Puigdemont y su Govern, ha recorrido lentamente el camino hacia el Palacio de Justicia a lo largo del Paseo de Lluís Companys, entre los gritos de «Independencia» de los miles de congregados por la convocatoria de las entidades soberanistas, muchos de los cuales exhibían ‘estelades’ y carteles con lemas como «Las urnas no se juzgan» o «Votar es democracia».

«A la fecha en que estamos puedo decir que no habrá referéndum en una España del siglo XXI. No vamos a llegar hasta ese punto, aunque hemos estudiado todos los escenarios», ha señalado en ese sentido Catalá, aunque ha insistido en todo momento en el diálogo. «Vamos a intentar, con mano tendida, el diálogo. No queremos llegar a un choque», ha explicado, antes de señalar que confía en que el PSOE esté a la altura de las circunstancias si se llega a producir un «conflicto territorial».