El alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran (PNV) ha salvado esta mañana el órdago que había presentado en forma de cuestión de confianza después de que la semana pasada no lograra aprobar los presupuestos. El primer edil de la capital alavesa vio cómo EH Bildu le negaba el apoyo que sí le concedió en el primer año de la legislatura y en 2015 para derrotar al candidato del PP, Javier Maroto, y propiciar lo que denominó el “gobierno del cambio” en Vitoria.

Esta mañana en un pleno extraordinario el alcalde Urtaran se ha sometido a la moción de confianza y ha contado con los apoyos de su partido y de su socio de Gobierno, el PSE. Los nueve votos logrados se han equiparado a las nueve abstenciones que han sumado Bildu, Podemos e Irabazi y a los nueve votos en contra del PP. Sólo el voto de calidad del alcalde ha permitido romper el triple empate. La fórmula de la cuestión de confianza vinculada a la aprobación de los presupuestos está prevista en la ley, de modo que si no presenta una candidatura alternativa suficiente no sólo se mantiene el alcalde en el puesto sino que se aprueba automáticamente el proyecto de presupuestos.

Sólo el voto de calidad del alcalde, tras un triple empate, ha permitido al PNV salvar el poder en Vitoria

EH Bildu ha decidido cambiar de posición y pasar del voto en contra a la abstención en este caso asegurando que no serían responsables de paralizar la ciudad. Sin embargo, la portavoz de la coalición de la izquierda abertzale ha asegurado que Urtaran sale “tocado” de este proceso y que el puente que ambas formaciones mantenían también ha quedad dañado. Larrión ha señalado que el alcalde “no tiene nuestra confianza” y que si su aspiración era “aprobar los presupuestos solo, ha ganado, pero Vitoria-Gasteiz ha perdido”.

La representante de Bildu se ha mostrado dura con el PNV al que ha acusado de haber iniciado una campaña de ataque con la que buscaba forzar el voto en contra de la izquierda abertzale. Ha señalado que no lo han logrado ya que la coalición ha antepuesto “a la ciudadanía”. Ha añadido que con estas actitudes el PNV tan sólo ha logrado la “quema de puentes”.

Para el PP es «un pacto de perdedores»

Desde el PP, Leticia Comerón ha definido la situación por la que atraviesa el equipo de Gobierno como «agónica» por estar apoyada por un «pacto de perdedores» que tras imponerse a quien venció en las elecciones, el PP, «ahora están todo el rato lanzándose reproches». El PP ha reprochado al PNV que ocupa el poder en el Ayuntamiento después de haber dejado el control del equipo de Gobierno en manos de otras formaciones. El candidato del PNV fue el tercero en las últimas elecciones municipales, en las que los populares obtuvieron nueve representantes por cinco del PNV.

Por su parte el alcalde Urtaran se ha felicitado por poder contar con presupuestos para este ejercicio. Ha reiterado su disposición al diálogo con todas las formaciones “y dejarnos de reproches para centrarnos en Vitoria” con el propósito de que la ciudad «siga avanzando».