El nuevo rumbo de Podemos tras Vistalegre II se ha materializado ya en la sustitución de Iñigo Errejón por Irene Montero en la portavocía de Unidos Podemos en el Congreso. Estos cambios también se aplicarán en las portavocías de las comisiones parlamentarias, según ha confirmado el secretario de Organización, Pablo Echenique, tras la primera rueda de prensa de la nueva ejecutiva aprobada este sábado.

Echenique, nombrado portavoz de la ejecutiva junto a la diputada Noelia Vera,  no ha querido precisar en qué se concretarán las modificaciones, pero sí ha confirmado, a preguntas de los periodistas, que «va a haber cambios en las portavocías de mutuo acuerdo», aunque ha precisado que serán anunciados después de que se reúna la nueva dirección del Grupo Parlamentario Unidos Podemos. Una vez que Errejón ha dejado de ser portavoz en el Congreso, todo apunta a que le adjudicarán la portavocía de la Comisión Constitucional, un cargo que hasta ahora ocupaba Pablo Iglesias.

Estos futuros cambios se suman al anunciado por la nueva portavoz adjunta de Unidos Podemos, Ione Belarra, que ha confirmado el baile de sillas en el Hemiciclo del Congreso, por el que se reubicarán los dirigentes afectados por el cambio de dirección del grupo parlamentario. El caso más visible será el de Iñigo Errejón, que después de ser relevado en la Portavocía dejará de estar junto a Pablo Iglesias en la primera fila y pasará a ocupar un lugar secundario. Los detalles se acordarán en la reunión de la dirección parlamentaria, que previsiblemente tendrá lugar este martes por la mañana, para que los cambios se hagan efectivos en el pleno de por la tarde. La nueva dirección del grupo está formada por Txema Guijarro, que sustituye a Carolina Bescansa como secretario general parlamentario, además de Irene Montero -recién nombrada portavoz- y Ione Belarra, portavoz adjunta.

El secretario de Organización también se ha pronunciado sobre la posibilidad de que Iñigo Errejón sea el candidato por Podemos a la Comunidad de Madrid en las elecciones autonómicas de 2019. Sobre la existencia de un acuerdo, Echenique no ha confirmado ni desmentido su existencia, aunque ha reseñado que «el apoyo [del partido] es evidente porque Íñigo arrastra gente y tiene un perfil muy potente», aunque ha asegurado que «ese apoyo no se puede pactar porque está garantizado» por su nivel político. Sin embargo, sí ha enmarcado la candidatura en el diálogo entre el secretario general y Errejón: «Más allá de las conversaciones que haya habido entre Pablo e Íñigo, entiendo que se ha hablado de algo que es evidente, que es de la posibilidad de una persona de presentarse a las primarias y el hecho de que va a tener a una parte de la organización detrás porque sería un excelente candidato», ha ahondado Echenique.

La posibilidad de esta candidatura despertó las críticas la actual presidenta regional, Cristina Cifuentes, que afeó el acuerdo entre Iglesias y Errejón. Echenique ha atribuido esta reacción al «nerviosismo» de rivalizar con el que fuera secretario político de Podemos. «Quizás el nerviosismo que se palpa en sus declaraciones se debe a que hubiera un rival de peso que les puede arrebatar el poder en uno de sus últimos feudos», ha asegurado.