El ex presidente de la Generalitat Artur Mas ha asegurado esta tarde en San Sebastián que los impulsores del proceso soberanistas “no tiraremos nunca la toalla” y que están preparados y convencidos de que habrá “más juicios”. Ha señalado que el previsible procesamiento de  nuevos líderes soberanistas este año “le saldrá mal al Estado” porque «mayor base soberanista habrá, se pueden encontrar con una reacción de orgullo, que se le tuerzan las intenciones al Estado. En un acto celebrado en la capital guipuzcoana junto al ex lehendakari Juan José Ibarretexe, Mas se ha mostrado convencido de que en 2017 habrá referéndum en Cataluña ya que no hacerlo supondría tirar la toalla “y no hemos llegado hasta aquí para tirar la toalla”.

Ha asegurado que si finalmente el Estado planteara una alternativa, oferta que «ve mas lejos que la cima del Everest», ésta debería someterse siempre a una votación abierta que contemplara también poder posicionarse a favor de la independencia. «Independencia u oferta del Estado español, que la gente escoja». Preguntado si con una propuesta de una hacienda propia cejaría en el empeño de una consulta soberanista, Mas ha asegurado que «rotundamente no».

Ha señalado que en los próximos meses se producirán nuevas acciones por parte del Estado, “no se van a quedar de brazos cruzados” y podrían activar medidas como la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Ha apelado a la ciudadanos a continuar movilizándose “es un arma poderosa y la única que tenemos” y a hacerlo en unidad con las instituciones para alcanzar el final, la celebración de la consulta y el referéndum para que los catalanes puedan elegir, “sólo votar sería ganar”. Entretanto ha añadido que Cataluña debe activar y aprobar la leyes que permitan preparar el país para «una transición de soberanías”.

Mas reitera que el Estado recurre a la » guerra sucia» ilegal para desprestigiar a los políticos soberanistas

El líder soberanista ha afirmado que Cataluña sólo actúa “en legítima defensa” ante una agresión “muy grande” del Estado. Ataques que pese a que disfrazan con nombres amables como ‘Operación Cataluña’ suponen un ejercicio de “guerra sucia” en forma de acciones promovidas desde estamentos del Estado que recurren a vías ”ilegales”, al margen de la ley “para desprestigiar a los políticos catalanes”.

Mas ha apuntado que la actual situación supone la culminación de un proceso iniciado en tiempos de Aznar y que ahora continúa Rajoy con el único fin de terminar una ”reconquista del poder”. Un proceso para despojar de competencias y autonomía a las comunidades autónomas, “es una reconquista de competencias”.

Entre los asistentes se encontraban el secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi

Ha recordado que el procès comenzó en las urnas y debe terminar en ellas y lo está haciendo con “pulcritud democrática” y desde la legalidad. Mas, que ha sido recibido por los asistentes al grito de “independentzia, independentzia!” se ha referido a una de las metáforas empleadas por Ibarretxe, que le ha precedido, al asegurar que si el Plan del ex lehendakari llevó el derecho a decidir del ‘campo base al campo dos’ y Cataluña lo ha elevado ahora al ‘campo tres’, sólo queda que se de la opción a la sociedad catalana para posicionarse si se olla la cumbre del Everest “o si mira hacia Katmandu”.

El ‘procès’, el «relevo» del ‘Plan Ibarretxe’

Por su parte el ex lehendakari Ibarretxe ha expuesto las razones por las que pueblos como el, vasco o el catalán tienen derecho a elegir su futuro en las urnas. Apoyado en un powerpoint, ha recordado las palabras del primer lehendakari, José Antonio Agirre, que ”siempre decía que vascos y catalanes sufren “las mismas adversidades” pero también que “viviremos la satisfacción común del triunfo”.

Ibarretxe ha asegurado que el problema que ahora tiene el soberanismo es que no existe un diagnóstico definido y por tanto no cabe prescribir “ninguna terapia”. Por ello, ha criticado se que se recurra a “argumentos zafios” e “intelectualmente podridos” para impedir el ejercicio del derecho a decidir. También ha recordado que no se deben buscar excusas en “Madrid o Bruselas porque la solución está aquí”: “El proyecto no encallará por lo que hagan ellos sino por lo que hagamos nosotros”.

Ibarretxe denuncia la falta de diagnóstico y el empleo de argumentos «zafios» e «intelectualmente podridos»

Ha presentado el procès como el, relevo de su ‘plan’. Ha recordado que presentó su propuesta soberanista en 2001 a modo de ‘campo base’ del proceso vasco y que logró elevarlo hasta el ‘campo dos” al presentarlo en el Congreso, “pero nevaba mucho” y no avanzó. “Ahora otra expedición nos releva, los catalanes están en el campo tres”.

El dirigente nacionalista ha afirmado que el proceso seguirá ascendiendo de modo imparable y que está convencido que para el año 2030, tanto Euskadi como Cataluña, serán estados soberanos. Para ello ha llamado a no “ romper el tren” que conforman las instituciones y la sociedad civil.

El acto se ha celebrado bajo una gran expectación que ha obligado a los organizadores, la plataforma por el derecho a decidir Gure Esku Dago, y el centro de investigación ‘Lehendakari Agirre’, -que dirige Ibarretxe- a ampliar el aforo de la sala que han abarrotado casi 2.000 personas. Entre los asistentes se encontraban el secretario general de Sortu, Arnaldo Otegi, y el líder de Eusko Alkartasuna, Peio Urizar. También han acudido a escuchar a Mas la presidenta del PNV en Vizcaya, Itxaso Atutxa, el máximo responsable de la formación en Guipúzcoa, Joseba Egibar, y el miembro de la dirección jeltzale, Joseba Aurrekoetxea. Sin embargo, ningún representante del Gobierno Vasco ha estado presente para escuchar al presidente del Partit Demòcrata Catalá.

Ausencia de Urkullu

El lehendakari Iñigo Urkullu justificó su ausencia asegurando que un cargo institucional como el suyo no asiste a este tipo de foros. La apuesta que su Gobierno ha puesto en marcha para lograr mayores cotas de autogobierno se diferencia de modo notable del proceso iniciado en Cataluña y que bajo el título, “El derecho a decidir. El proceso soberanista en Cataluña” se ha detallado esta tarde en el Kursaal de San Sebastián.

La unilateralidad que impulsa el proceso en Cataluña es una de las mayores diferencias respecto a la vía vasca que defiende el lehendakari y que aboga por la búsqueda del acuerdo y el consenso, así como por respetar el marco legal como sus premisas definitorias.

Ortuzar recibe a Mas

Pese a las diferencias en el modelo, el PNV siempre ha mostrado respeto por el proceso puesto en marcha en Cataluña. Precisamente este jueves el presidente del partido, Andoni Ortuzar, recibirá al president en la sede del partido, Sabin Etxea. Tanto Ortuzar como Urkullu han reclamado en los últimos días la necesidad de abrir cauces de diálogo entre el Ejecutivo de Mariano Rajoy y el de Carles Puigdemont para explorar “soluciones políticas a un problema político”.

Este miércoles, poco antes de iniciar la conferencia, una delegación del PNV y de EH Bildu han entregado a Mas una copia de las declaración de apoyo aprobadas por ambas formaciones en el Parlamento Vasco, además de por Elkarrekin Podemos. En ellas se muestra respaldo al derecho del pueblo catalán a elegir su futuro “libre y democráticamente”, para fijar su relación con el Estado. Además se expresa su solidaridad con la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, el Gobierno de Cataluña y con el conjunto de la sociedad catalana.