PSE, Podemos y PNV han sumado hoy sus votos para exigir al Gobierno de Mariano Rajoy que asuma un compromiso público para transferir a Euskadi las 34 competencias pendientes recogidas en el Estatuto de Gernika. Durante el Pleno de control celebrado esta mañana en la Cámara de Vitoria, las tres formaciones han suscrito una enmienda con la que dejaban sin efecto la propuesta presentada por la izquierda abertzale y que instaba al Gobierno de Urkullu a fijar un plan de actuación para superar el actual marco estatutario que sólo pretende “homogeneizar” al País vasco con el resto de comunidades autónomas y fijar un calendario , “nuestros planes con nuestros plazos” para lograr el objetivo de una soberanía propia: “Debemos hablar de nuestro status no de si tenemos más o menos competencias, sino de si tenemos soberanía o no, la soberanía no se comparte”, ha asegurado la portavoz de EH Bildu, Maddalen Iriarte.

Sin embargo, en su propuesta alternativo PSE, PNV y Elkarrekin Podemos han asegurado que ya existe constituida una ponencia de autogobierno que ahondará la posibilidad de acordar un nuevo encaje de Euskadi en el Estado y que lo hará desde el consenso y por tanto la propuesta de Bildu “sobra”. Los tres partidos consideran que lo que urge en primer lugar es completar el cumplimiento de un estatuto que se aprobó hace 37 años y que aún hoy tiene más de una treintena de materias por transferir.

En el acuerdo de gobierno suscrito por PNV y PSE se contempla un listado de materias referidas a 34 competencias. Entre todas ellas ambas formaciones establecen como prioritarias para su reclamación y negociación las competencias referidas a la gestión de los centros penitenciarios y la cesión del régimen económico de la Seguridad Social. Las más de una treintena de materias pendientes, cuyo listado está pendiente de su actualización, están divididas en cinco áreas. Abarcan desde la cesión de la competencia en prestaciones por desempleo, las autopistas, los aeropuertos, hasta las ya referidas a la gestión penitenciaria o el régimen económico de la seguridad social. Además, en él se comprometen a instar a su cumplimiento “sin demora”, incluso al mismo tiempo que se propugna la actualización del Estatuto vigente.

El «vértigo» del papel en blanco

También han aprobado que se determine qué nueva documentación se deberá remitir a la ponencia de autogobierno que continuará los trabajos iniciados la pasada legislatura y con los que se definan “los planes y agendas de actuación” en la definición de ese nuevo “estatus político” para el País Vasco.

El PP se ha abstenido ante esta petición por considerar que se engloba dentro de un debate que prioriza al titular de las competencias y no el modo en el que se prestan los servicios a los ciudadanos, “la gente lo que quiere es que independientemente d quién ejerza la competencia se ejerza bien”, ha asegurado el portavoz del PP, Borja Sémper. En su opinión, la disputa escenificada hoy en el Parlamento Vasco entre Bildu y el PNV, el primero instando a dar un salto que supere el estatuto actual y el segundo llamando primero a su cumplimiento íntegro, “es propio de un planteamiento de ver quién es más nacionalista, un debate por y para nacionalistas y eso no es ni útil ni edificante”. Sémper ha recordado que no por ceder competencias a la administración vasca estas se prestarán necesariamente mejor, “ahí está la incompetencia de la gestión de muchas de las competencias de las administraciones vascas”.

El representante del PSE, José Antonio Pastor, ha reprochado a Bildu que abogue ahora por cumplir y superar el Estatuto cuando durante décadas se “inhibió” para apoyar su desarrollo. Desde el PNV por su parte se ha recordado que las aspiraciones para superar el Estatuto son materia de debate de una ponencia de autogobierno ya aprobada y que es en ella donde se tendrá que bajar “a la concreción” sobre la letra del nuevo estatus vasco, “y hacer frente al vértigo del folio en blanco”, ha señalado Joseba Egibar. Por último, desde Elkarrekin Podemos se han subrayado que el problema actual es “el incumplimiento del Estatuto” y más adelante se incidirá en el seno de la ponencia de autogobierno cómo se debe actualizar, “son dos vías que no tiene por qué chocar entre sí”, ha afirmado Lander Martínez. Ha añadido que la petición de cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika se traslada al Gobierno de Rajoy “sin ambages” y con el compromiso de que el Gobierno vasco se comprometa en la exigencia de su cumplimiento.

PNV y PSE, socios en el actual Gobierno de Iñigo Urkullu, recuerdan en su pacto que en lo relativo al cumplimiento del Estatuto vasco Euskadi se ha visto con dificultades para ello en forma de leyes básicas aprobadas por el Estado “que han afectado negativamente al autogobierno vasco al recortar, reorientar y limitar las competencias y capacidades estatutaria”. Las dos formaciones solicitarán además en la ponencia de Autogobierno un nuevo informa, que se suma a los ya elaborados en la década de los 90, al Ejecutivo vasco en el que detalle “el quantum de autogobierno formal y legalmente reconocido a Euskadi pero todavía pendiente de materialización”.