El Tribunal Supremo ha desestimado la demanda de Baltasar Garzón, Manuel Ollé y Eduardo Ranz sobre el Valle de los Caídos, en la que pedían la exhumación de los cuerpos de Franco y Primo de Rivera, por considerar que su petición ya fue contestada en pasado 16 de septiembre en el Consejo de Ministros. Además, fuentes del tribunal aseguraron este martes a El Independiente que su función era ceñirse a la forma y nunca al fondo. «El Supremo en ningún caso, ni en este recurso ni en ningún otro, podría entrar a valorar o pronunciarse sobre el contenido de lo que pide Garzón. Si se hubiera estimado el recurso lo que supondría en la práctica es que el Supremo le reconocería el derecho a una respuesta por parte del Gobierno», aseguran.

«La Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo ha desestimado el recurso contencioso-administrativo interpuesto por Baltasar Garzón Real, Manuel Ollé Sesé y Eduardo Ranz Alonso en relación con la solicitud que habían presentado ante el Consejo de Ministros el 19 de noviembre de 2015 en ejercicio del derecho de petición, regulado en el artículo 29.1 de la Constitución española y en la Ley Orgánica 4/2001 de 12 de noviembre, y que fue contestada por acuerdo del Consejo de Ministros el 16 de septiembre de 2016», asegura el Supremo en un comunicado.

España no puede seguir ignorando a las más de 114.000 víctimas del franquismo»

«No compartimos la decisión del Tribunal Supremo. La Sala se alinea, una vez más, en contra de las víctimas y de su derecho a la verdad, la justicia y la reparación en favor de los perpetradores», han asegurado el jurista y los abogados en una nota de prensa. Además de añadir que esperaran a los argumentos. «Pero adelantamos que habrá recurso de amparo y en su caso demanda ante el TEDH. España no puede seguir ignorando a las más de 114.000 víctimas del franquismo y seguir financiando un monumento que ejemplifica la revictimizacion constante de aquéllas”

«La reunión es sólo para saber si el Gobierno contestó en plazo al recurso, no sobre el cuerpo de Franco», aseguraban. Por otro lado, el abogado Ranz respondía diciendo que era una estratagema. «Están utilizando ese discurso para poder desestimarlo pero lo que les pedíamos era otra cosa. Si nos lo deniegan -como acaba de ocurrir- seguiremos adelante».

Este martes se había reunido el Supremo para decidir si la última demanda de Garzón alcanzaba su propósito y se exhuman los cuerpos de Franco y Primo de Rivera del monumento. Una petición que el pasado 9 de febrero fue llevada al Congreso por el Partido Socialista, y que posteriormente iba a necesitar el consentimiento adicional de la Iglesia católica.

No existe mayor manifestación de exaltación de la Guerra Civil y la Dictadura»

El texto reclamaba la constitución de una dotación económica suficiente, a cargo del Estado, para la exhumación e identificación de los restos de las víctimas inhumadas en el lugar, previa solicitud al efecto. Incluso planteaba la convocatoria de un acto público en sede parlamentaria, «para que la autoridad competente del Estado pida perdón a las víctimas del franquismo y a sus familiares como manifestación del pleno reconocimiento y reparación moral», tal y como indicaba la demanda.

En la misma, tanto el jurista como los abogados alegaban que “no existe mayor manifestación de exaltación de la Guerra Civil y la Dictadura, ni mayor acto de naturaleza política exaltador que el hecho de reposar los restos de las víctimas (más de 33.000), en la mayor fosa de España, alrededor de la sepultura del dictador, y la del fundador de la Falange, todas ellas sin identificar, ni honrar su memoria”.