El precandidato a la secretaria general del PSOE, Patxi López, ha defendido este miércoles que el líder del partido debe ser a tiempo completo y «no a media jornada», en alusión a la presidenta andaluza, Susana Díaz, y ha llamado a la unidad con una dirección de «integración» que agrupe a diferentes sensibilidades.

López ha protagonizado en Barcelona un desayuno-coloquio del Primera Plana, que organiza El Periódico de Catalunya, bajo el título «El socialismo en el siglo XXI», en donde ha desgranado las motivaciones que le han llevado a presentar su candidatura a las primarias del PSOE y ha detallado todo un decálogo de «compromisos».

Entre estos compromisos, López ha asegurado que «me comprometo a dedicar todo mi tiempo a la secretaria general» del PSOE que, con sus problemas actuales, «no se puede permitir el lujo» de tener un líder «a media jornada», ha dicho en alusión a Susana Díaz, que todavía no ha anunciado su posible candidatura a las primarias ni si su concurso supondría abandonar la presidencia de la Junta de Andalucía.

En el turno de preguntas posterior a la conferencia e interpelado sobre si cree que Díaz debe abandonar su cargo si se presenta a las primarias, López ha dicho suponer que «tendrá un reflexión personal», y ha insistido en que la «situación del PSOE requiere de todo el esfuerzo, todo el tiempo del mundo y poner toda la carne en el asador el ser secretario general».

López ha apelado a la unidad, a la colaboración y a la complicidad de «todos los sectores» del PSOE para «terminar de una vez por todas con la división interna» y, en este contexto, ha abogado por una nueva dirección de «integración» que aglutine las diferentes sensibilidades socialistas.

Una dirección ‘de integración’ en el PSOE

Así, ha asegurado que en el caso de ser elegido nuevo líder del PSOE llamará al resto de candidatos para materializar esa dirección de «integración», y si no lo es, se pondrá «al servicio» del secretario general para «trabajar por la unidad».

En este sentido, y tras admitir que no ha mantenido últimamente contactos con el ex líder del PSOE y también precandidato, Pedro Sánchez, ha asegurado que la conversación está «pendiente», pero que el proceso de los socialistas tiene unos «tempos» en el que el «entendimiento» y los «acuerdos» para aglutinar las diferentes sensibilidades deberá producirse entre las primarias y el congreso del PSOE.

En este sentido, López ha abogado por un «proyecto compartido de socialismo exigente» que supere la actual «división interna» y con el que se recupere el «orgullo» de ser socialista tras la crisis abierta con el debate de investidura de Mariano Rajoy, si bien no ha querido entrar a valorar el papel de la gestora.

Patxi López ha comenzado su conferencia, a la que ha asistido el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, con toda una declaración de intenciones al asegurar que «el socialismo español en Cataluña se llama PSC», y se ha mostrado proclive a que el partido catalán adopte sus propias decisiones de forma autónoma sobre posibles pactos postelectorales «si no inciden en los principios básicos» del socialismo.

«¿Si el PSOE defiende una España federal cómo no vamos a tener un partido federal?», ha argumentado, por lo que pedido «no buscar desconfianzas donde no tiene que haberlas».