El juez Eloy Velasco ha renunciado a a ser coordinador del proyecto de la Unión Europea en Latinoamérica por lo que, de momento, seguirá al frente del juzgado número seis de la Audiencia Nacional que investiga el caso Púnica, una de cuyas ramas, la supuesta financiación ilegal del PP en Madrid, ha reactivado esta semana. Este nombramiento corresponde al Gobierno a propuesta del Ministerio de Justicia y aún no ha sido resuelto.

Velasco optó a este cargo junto a otros siete jueces. Este proyecto busca la cooperación de jueces, policías y la administración penitenciaria para fortalecer los mecanismos de lucha contra el crimen transnacional organizado. En este proyecto participan la Unión Europea y la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe y el puesto de coordinador es para cuatro años.

Los cometidos

La actividad de este proyecto se desarrollará en tres áreas: el fortalecimiento del Estado de Derecho, la policía y las prisiones. España y Francia se encargarán conjuntamente de la primera área por lo que el coordinador español que se designe tendrá plaza en Madrid aunque tendrá que viajar frecuentemente al país galo y Latinoamérica.

El juez que logre esta plaza mantendrá su condición de magistrado, ya que pasará a la condición de servicios especiales. El Consejo General del Poder Judicial propuso para este cargo al magistrado de vigilancia penitenciaria de Córdoba Luis de Arcos porque «ha participado en proyectos similares» el pasado mes de enero.

Sin embargo, Justicia pidió al órgano de Gobierno de los jueces que le remitieran la terna que habían confeccionado tras filtrar a los ocho candidatos. Velasco figuraba en dicha terna junto a Manuel Olmedo. Ahora Velasco puede que aspire a otras plazas como la de magistrado de la sala segunda del Tribunal Supremo tras las vacantes de José Manuel Maza que ha pasado a ser fiscal general del Estado y la Cándido Conde-Pumpido que ha sido nombrado magistrado del Tribunal Constitucional.

La investigación judicial

Tras esta renuncia, Velasco  seguirá al frente de la investigación que en estos momentos tiene abierta el PP de Madrid en el caso Púnica, o el 3% madrileño como se la conoce. En ella permanece en prisión desde el 2014 el que fuera número dos de Esperanza Aguirre, Francisco Granados, como jefe de esta trama de corrupción cuyos tentáculos se extienden a otras comunidades como Murcia y León.

Precisamente, este juez quiere que el Tribunal Superior de Justicia de Murcia investigue al presidente de esta comunidad autónoma, Pedro Antonio Sánchez, por una rama de esta red, pero la fiscalía anticorrupción se ha negado a esta remisión. El togado aún no ha tomado una decisión.

Ignacio González sin citación judicial

Mientras Velasco ha reactivado la investigación de la supuesta financiación ilegal del PP en Madrid que lleva bajo secreto de sumario desde hace un año cuando registró el domicilio y el despacho de Beltrán Gutiérrez que fue el gerente de este partido. El magistrado ha ordenado esta semana varios registros entre ellos en la Consejería de Sanidad de Madrid -como adelantó El Independiente-.

Además, ha interrogado en calidad de investigados al empresario Arturo Fernández, al ex consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid José Ignacio Echevarría y citó a Gutiérrez que volverá a la Audiencia Nacional el próximo lunes y al que, según fuentes de la investigación, se le ha intervenido documentación que acreditan esta financiación ilegal.

Asimismo, han pasado por su despacho otros cuatro empresarios en la mañana del jueves que se han negado a declarar. El secreto que pesa sobre esta investigación impide conocer los detalles de la misma, pero fuentes jurídicas han informado de que, por ahora, no está previsto que el juez convoque al que fuera presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González bajo cuyo mandato (2012-2015) se formalizaron algunos de los contratos que están bajo sospecha.