Pedro Sánchez vuelve a arrasar en un mitin. El ex secretario general ha vuelto este domingo a Andalucía para llenar el Palacio de Exposiciones y Congresos de Cádiz con el apoyo de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, de origen gaditano, que le ha mostrado su claro respaldo con un vídeo proyectado en el acto. Unas 2.000 personas han hecho cola para poder acceder al auditorio, que se ha quedado pequeño de nuevo. El poder de convocatoria de Sánchez asombra a dirigentes de todos los partidos en tiempos de descrédito de la política en los que cuesta llenar los actos de partido.

Por su parte, sus detractores aseguran que muchos de los asistentes ni siquiera son militantes del PSOE y que acuden a sus actos como acto de rechazo al sistema político.

En cualquier caso, Sánchez ha aprovechado su segunda visita a Andalucía en esta campaña para dar un giro a su campaña. El ex secretario general huye de su propio pasado para presentarse en positivo e intentar generar más ilusión. Así, del ‘no es no’, su campaña pasa a ser ‘sí es sí’, para dejar atrás elementos que sus adversarios le achacan al rencor y la venganza.

«Sí a la izquierda, sí al PSOE, sí al futuro, a la credibilidad y a los militantes de base. Estas primarias deben ser el primer paso hacia el cambio político», ha explicado Sánchez, mientras una espontánea le gritaba «sí a Pedro».

«Sí al cambio y a la unidad, sí a la izquierda y a la autonomía política, sí a la hermandad con el PSC, sí a la ejemplaridad y lucha contra la corrupción, sí a la participación de la militancia, sí a la coherencia y la credibilidad, sí al feminismo y el laicismo, sí al ecologismo y el federalismo, sí a los jóvenes y a su futuro, sí a la democracia y la justicia…estos son los síes con los que construiremos el nuevo PSOE», ha insistido el candidato.

Con este mensaje optimista, Sánchez quiere que su proyecto «deje de mirar al pasado» y empiece a «mirar al futuro» generando una nueva ilusión al estilo «sí se puede» de Podemos. En este sentido, aboga por «recuperar la credibilidad» de la política «cumpliendo la palabra dada». «Yo la cumplí y pagué un alto precio por ella. Sólo pido para que ningún secretario general vuelva a pagar el precio que yo he pagado por cumplir su palabra con sus votantes y sus militantes», ha explicado.

Por otro lado, el apoyo de Anne Hidalgo le ha servido para mostrar su proyecto como europeísta convencido de que hay que cambiar las políticas de la unión para frenar el «austericidio», siguiendo el ejemplo de Portugal, donde los socialistas vertebran una alianza de fuerzas progresistas que han subido las pensiones y han rebajado impuestos a la clase trabajadora, según ha señalado.

«Desde la ciudad milenaria de Cádiz, cuna de la libertad, Anne Hidalgo una socialista de izquierdas, la alcaldesa de París emigrante de Chiclana, se compromete con nuestra causa que es la de todos los socialistas: hacer renacer a la socialdemocracia europea, reivindicando sus principios que son los de la Revolución francesa: la libertad, la igualdad y la fraternidad. ¡Gracias Anne!¡ Gracias por tu compromiso!», ha asegurado.