Nadie había sospechado nada. Había ejercido seis años como escolta de los tres últimos alcaldes de Bilbao era apreciado por su labor como policía municipal de la capital vizcaína. Hasta el pasado viernes, cuando miembros de la policía judicial de la Guardia Civil procedían a su arresto dentro de una operación antidroga. Una operación en la que se detuvo a seis personas en Sevilla, además de uno de los escoltas del alcalde, Juan María Aburto. El detenido era muy conocido en el Cuerpo, no en vano había sido seleccionado para formar parte del equipo especial de protección personal del alcalde. Labor que ejerció con Iñaki Azkuna, con su sucesor, Ibon Areso y hasta el pasado viernes con el actual primer edil, Juan María Aburto.

El operativo estaba dirigido contra redes de narcotráfico colombianas y en ella también fueron incautados 300 kilos de cocaína. El policía municipal, cuya posible intervención en la red no ha trascendido, pasó tres días en el calabozo y tras prestar declaración ante el juez fue puesto en libertad con cargos. Desde el Ayuntamiento ya se ha informado de que se le ha retirado del servicio de escolta de Aburto y que se esperará al desarrollo del expediente judicial para adoptar medidas disciplinarias, si proceden.

El alcalde asegura que ha sido doloroso y «desagradable» el arresto, «aún me cuesta pensar en lo ocurrido»

Aburto ha asegurado que la noticia le ha causado un profundo estupor y sorpresa. En declaraciones en Hoy por Hoy Bilbao de la SER, el alcalde ha reconocido que “aún me cuesta pensar en lo ocurrido”. Ha llamado a la necesidad de actuar con “normalidad” y proceder de acuerdo a la información que llegue desde instancias judiciales. Ha señalado que por el momento el agente no está trabajando y que una vez conocidas las circunstancias de su arresto podría abrirse un expediente que derivara en la suspensión del agente. Aburto ha negado que ser trate de una persona “de confianza” sino que su elección se produjo dentro de una convocatoria interna en la Policía Municipal para seleccionar al equipo de protección personal del alcalde.

Ha asegurado que nunca tuvo sospecha alguna sobre el comportamiento del escolta, que formaba parte de un equipo de seis agentes que protegen, a turnos, al alcalde de la capital vizcaína, y que conocer la detención de su escolta ha sido “duro” y “desagradable”. Ha avanzado que en Bilbao “sobran quienes cometen delitos y quienes les ayudan”. El edil también ha negado que su seguridad haya estado en peligro y ha apelado al principio de presunción de inocencia antes de que se pronuncie la Justicia.

Aburto ha llamado a que este suceso no empañe la imagen de la Policía Municipal, cuya labor ha resaltado «vela y se devela por la seguridad» y en especial la relativa a la incautación de droga en la ciudad en colaboración con la Ertzaintza. Precisamente hoy la Policía Municipal y la Ertzaintza han presentado el balance del año 2016 en el que se logró incrementar la incautación de droga de modo notable, pasando de 549 kilos a 902. También el número de arrestos relacionados con el tráfico de drogas creció de 119 personas a 145.