El Partido Popular se ha sumado a lo que su propio portavoz ha llamado la “comisión de demolición” contra el PP, esto es, la que estaba contenida en el punto 98 del pacto de investidura con Ciudadanos sobre la financiación supuestamente irregular del partido en el gobierno.  Con una mayoría aplastante de 316 votos a favor y ninguno en contra, se ha dado el pistoletazo de salida a una comisión ante la que, con toda probabilidad, tendrá que comparecer Mariano Rajoy para hablar de los papeles de su ex tesorero Luis Bárcenas. De hecho, en los pasillos del Congreso algún dirigente popular afirmaba incluso que será el propio Rajoy “el que pida comparecer”.

El PP  ya anunció el miércoles que apoyaría la creación de esta comisión de investigación en cumplimiento de su pacto con Ciudadanos, aunque su portavoz, Eloy Suárez, la ha calificado de “comisión de demolición del PP” y acusado al resto de sus señorías de conjurarse sobre unas conclusiones que “dictará la mayoría”.

El PP ha acusado al respeto de los grupos de querer instaurar un “tribunal popular”

Tras recordar casos de corrupción de otros  partidos y preguntarse a qué tienen miedo éstos por no  aceptar una comisión que investigue las cuentas de todas las formaciones políticas, ha calificado la iniciativa de “tribunal popular”. Curiosamente, tampoco ha mostrado un gran entusiasmo el PNV. Su portavoz, Aitor Esteban, teme que este vaya a ser “el escenario perfecto para el pim, pam, pum político”, otro capítulo, ha agregado, “del bochornoso espectáculo de la política española”.

Juan Carlos Girauta, en nombre de Ciudadanos, ha sacado pecho al recordar que la iniciativa aprobada en el Congreso es producto del pacto de investidura. Tras señalar que “no creo que detrás del caso Bárcenas solo haya un señor” y denunciar la existencia, a su juicio, de una “trama de corrupción institucionalizada”, ha reprochado a los populares que “los pactos están para cumplirse y ustedes lo han intentado eludir”.

Bescansa no se ha enterado de que el PP iba a votar a favor y ha pedido que rompiera la disciplina de voto

No ha quedado en muy buena posición Carolina Bescansa, portavoz de Podemos en este debate, al pedir a los diputados del PP que rompieran la disciplina de voto sin saber que los populares anunciaron ayer que se sumarían la resto de los grupos. Ha dicho que el PP “es el partido más corrupto de la democracia” con personas “que han robado a manos llenas”. El socialista, Artemi Rallo, ha preferido subrayar que “el PP no va a poder evitar responder políticamente ante esta Cámara”.

Lo más probable es que todas las fuerzas políticas de la oposición se unan en la petición de comparecencia de Rajoy. Ni siquiera los descarta Ciudadanos, según admitió el propio Albert Rivera en entrevista con El Independiente.

El PP pretende dilatar la comisión

Aún no se sabe cuánto tardará en constituirse la comisión Bárcenas, aunque  el PP quiere retrasarlo lo más posible para adelantarse con una propia en el Senado sobre las cuentas de todos los partidos. Los populares, que tienen una cómoda mayoría en la Cámara Alta, quieren dar la replica a la del Congreso, donde, con toda probabilidad, exigirán la presencia de los líderes de otros partidos. Cuentan, además , con otra ventaja. En el Congrerso hay otras dos comisiones pedidas, la del rescate a las cajas y la de la “policía política” de Jorge Fernández y una ley no escrita de la cámara dice que que no se pueden simultanearse varias para dar facilitad a que los grupos pequeños tengan presencia en todas. En cambio, en el Senado “no hay ninguna otra”, apuntan fuente populares.